Los árboles y ADAPA

ADAPA (Asociación de amigos del árbol y el paisaje) es una asociación sin fin de lucro creada por más de 200 personas de todas las ideologías, amantes de los árboles y preocupadas e indignadas por el deterioro del paisaje en Gran Canaria.

Nuestro objetivo: concienciar y concienciarnos y presionar a las autoridades en la defensa de los árboles y de ese bien público que es el paisaje. El paisaje es un bien que nos pertenece a todos, ya que el interior de la casa es un bien privativo, pero el exterior, la fachada, los árboles, Rafael Molina Petitlas carreteras…tienen impactos sobre todos nosotros y todos los sufrimos o disfrutamos. (La imagen izquierda representa al presidente de ADAPA, Rafael Molina Petit).

El paisaje como el aire limpio, la ausencia de ruidos, son bienes difusivos que mejoran nuestra calidad de vida, nos proporcionan paz y armonía y contribuyen a nuestro bienestar. En estudios recientes neurocientíficos se considera que el entorno es el tercer factor que más influye en el bienestar-malestar de las personas.

Además, en el caso de esta isla, estamos particularmente cabreados, porque a todos nosotros nos han tocado en demasiadas ocasiones tener que disculparnos y justificarnos entre nuestros amigos de fuera por la imagen tercermundista de la carretera del Aeropuerto a Las Palmas de Gran Canaria y al Sur, la GC-I. Nuestra puerta de entrada y salida. La primera y última impresión, y en la mayoría de los casos la única imagen, que se llevan nuestros visitantes de nosotros.

También a todos nos cabrea cómo los paisajes del interior que se van transformando poco a poco. Al cortarse los árboles de las carreteras, con la invasión de cables, con la proliferación de casas cajoneras, con las vallas publicitarias, con las palmeras secas y un largo etc. vamos creando hitos que nos van alejando progresivamente de esa idea y esa imagen de Isla Afortunada. Y tenemos que ir cada vez más hacia el centro de la isla para

sentirnos cómodos e integrados con la naturaleza.

Poco a poco nos vamos adormeciendo -acostumbrando a estos cambios graduales, ya que nuestro cerebro, para no romperse y, para subsistir, ya no ve- aprecia la fealdad creciente. Y es necesario un shock exterior, que puede ser un amigo de fuera, que nos diga la verdad, para reaccionar y darnos cuenta de adónde hemos llegado casi sin darnos cuenta.

No todo está mal, muchas cosas han mejorado, muros de piedra, limpieza de carreteras… Tejeda, que compite para ser el pueblo más bonito de España, pero nuestra isla en su conjunto debe aspirar a tener la dignidad y el orgullo de tener unas carreteras y sus entornos, especialmente la de entrada y salida, las de más tráfico, impecables.

Por otra parte, el paisaje es uno de los elementos más importantes de identificación o rechazo con nuestro inconsciente colectivo.

En el caso de que lo sintamos atractivo, aumentando nuestra autoestima y nuestra dignidad colectiva y nuestra autovaloración de pertenecer a un colectivo digno ( Islas afortunadas) o, al contrario, si el paisaje – entorno lo consideramos poco atractivo, por nuestras propias percepciones y por las informaciones que recibimos de otros (por ejemplo, “Tenerife sí que está limpia, pero Gran Canaria…”), tendemos a desvincularnos del común colectivo, lo que nos genera desarraigo, desasosiego y entramos en un bucle negativo de falta de apego con lo público.

El paisaje es un bien que es de todos, no es de derechas ni de izquierdas, y en el caso de las Islas es, además, un elemento económico y de creación y/o destrucción de empleo de primer nivel.

El turismo de 1ª calidad, el que paga buenos sueldos, el que decimos que queremos, exige un paisaje adecuado e integrador, y las actividades económicas sofisticadas, los programadores, las TIC, los investigadores, actividades a las que también aspiramos, rechazan vivir en entornos degradados. Para la decisión de la localización de determinadas actividades sofisticadas y la creación de empleo, la variable, “entorno agradable no degradado y atractivo” es de las más decisivas.

Como dice un refrán antiguo, ” lo bueno de estos es lo mal que está”. Es decir, está tan machacado nuestro entorno en algunos casos, a los que ya nos hemos acostumbrado, que con el esfuerzo de todos podemos darle la vuelta a la situación y tener una carretera del Sur en condiciones y una Isla de la que nos podamos sentir orgullosos.

Y que obliguemos a realizar políticas más respetuosas con ese bien que es de todos, evitando los escombros en los barrancos, carteleras ilegales, cables…e introduzcamos las políticas del paisaje como una variable horizontal y básica, ya que todos tenemos la obligación de contribuir a mantener lo público en las debidas condiciones de higiene y ornato.

Desde ADAPA, organización abierta a la participación de todos, solo queremos, sin protagonismos, ayudar y presionar en la mejora de este bien de todos, que sin duda influirá en la mejora de nuestra dignidad como grancanarios.

La Provincia: Martes 13 de Octubre de 2015.

Dejanos tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.