SANTA BRÍGIDA RENUNCIA A UN BONITO MIRADOR PARA COLOCAR CONTENEDORES DE BASURA
Javier Senón, miembro de ADAPA
En la calle Circunvalación de Santa Brígida, hay una rincón arbolado que da vistas a una panorámica del barranco Guiniguada
En lugar de aprovechar esta singular característica para conformar un bonito mirador que diese atractivo a esta parte del pueblo, se aprovechó para convertirlo en un basurero. (No, no, que es un “Centro de Recogida y Reciclado de Residuos Urbanos”); Ah, bueno, si es así…..
Para mas escarnio, la mitad de los contenedores son del tipo camuflado por enterramiento ( podían haberlos dejado de superficie y rodearlos con una pequeña valla para disimularlos y  poderlos desplazar mas adelante, pero como paga Europa, venga! hagamos obra, que es gratis!) con lo cual se puede imaginar el daño irreversible que hicieron a las raíces de los árboles, que seguramente estaban apuntalando el terreno, pues a partir de la barandilla hay un desnivel de al menos 4 metros hasta una terraza inferior, ahora solar con maleza, que se aprecia en la foto, de la que podemos hablar en otro momento.
Me pregunto cuanto tardarán los responsables en decidir que los árboles a su vez estropean a los contenedores o simplemente se han convertido en un peligro, por falta de enraizamiento, para poder proceder a su tala.
Pero es que la cuestión primordial no es esta, al fin y al cabo los cortarán algún día y podrán unas macetitas muy monas para salvar la cara, y aqui dejo la parte ecológica del asunto  para adentrarme por otro camino: el del urbanismo.
La reflexión  que me hago es esta: cómo valoramos tan nulamente el paisaje y que poca utilidad creemos que tiene, cuando los pocos resquicios que nos deja la estructura urbana para ver un poco mas lejos del asfalto y los ladrillos los rellenamos con algo, sin duda útil y práctico como unos contenedores en lugar de aprovechar para abrir ventanas urbanas al paisaje que nos acoge.
Es la filosofía de ciudad amurallada: todo el perímetro, de pared; menos una puerta, y si quieres ver el exterior  te sales fuera. Con el coche, por supuesto.
En fin, actualizando el viejo refrán, podríamos decir que los contenedores no nos dejan ver el bosque.
Saludos

 

 senón 1
 Senón 2
Senón3