Calcula tu impacto ambiental con la huella ecológica

La huella ecol%c3%b3gica

La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana sobre su entorno. Se define como el total de superficie ecológicamente productiva necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de la localización de esta superficie. Esto quiere decir qué se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándolo con la capacidad de regeneración de recursos de la Tierra.

La huella ecológica representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) e idealmente también el volumen de aire, necesarios para generar recursos y además para asimilar los residuos producidos por cada población determinada de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida, considerando por tanto los recursos necesarios como los residuos generados para el mantenimiento del modelo de consumo de la comunidad.

El objetivo fundamental de calcular las huellas ecológicas consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con su biocapacidad.

El cálculo de la huella ecológica es complejo, pero existen diversos métodos de estimación a partir del análisis de los recursos que una persona consume y de los residuos que produce. La cantidad de hectáreas utilizadas para urbanizar, generar infraestructuras y centros de trabajo.

Nuestra huella ecológica se divide en cuatro categorías de consumo:

• Carbono: energía en el hogar y el transporte
• Alimentación
• Alojamiento
• Bienes y servicios

Y se relaciona con los tipos de ecosistemas: cultivos, pastos, bosques y pesquerías.

• Hectáreas necesarias para proporcionar el alimento vegetal necesario.
• Superficie necesaria para pastos que alimenten al ganado o animales.
• Superficie marina necesaria para producir peces.
• Hectáreas de bosque necesarias para asumir el CO2 que provoca nuestro consumo energético. En este sentido no sólo incidiría el grado de eficiencia energética alcanzado sino también las fuentes empleadas para su obtención: a mayor uso de energías renovables, menor huella ecológica.

Desde un punto de vista global, se ha estimado en 1,8 ha la biocapacidad del planeta por cada habitante, o lo que es lo mismo, si tuviéramos que repartir el terreno productivo de la tierra en partes iguales, a cada uno de los más de seis mil millones de habitantes en el planeta, les corresponderían 1,8 hectáreas para satisfacer todas sus necesidades durante un año. Con los datos de 2005, el consumo medio por habitante y año es de 2,7 hectáreas, por lo que, a nivel global, estamos consumiendo más recursos y generando más residuos de los que el planeta puede generar y admitir.

Huella ecológica mundial por actividad

Al calcular la huella ecológica es posible conocer la magnitud con que las actividades humanas contribuyen al volúmen total. Es importante recordar que la huella ecológica se refiere, en parte, a la superficie necesaria para absorber los residuos generados, es por ello que la quema de combustibles fósiles figura como la actividad más significativa, tal y como se muestra a continuación:
• 47.5% Quema de Combustibles Fósiles
• 22.0% Agricultura
• 7.6% Madera, Pulpa y Papel.
• 6.7% Pesca
• 6.3% Ganadería
• 3.6% Energía Nuclear
• 3.6% Asentamientos Urbanos o ciudades
• 2.7% Obtención de Leña

Te invitamos a hacerte las siguientes preguntas:

¿Crees que tu estilo de vida es sostenible? ¿Cuánta naturaleza requiere el estilo de vida que llevas? ¿Cuánto necesitas para vivir y cuánto usas? ¿De qué tamaño es tu huella ecológica?

Para hacer una estimación de nuestra propia huella tenemos a nuestra disposición calculadoras web que nos muestran cómo de sostenible es nuestra presencia en el Planeta. Y lo más importante: ¿Qué puedes hacer para que lo sea?
Como patrón común estas herramientas suelen tratar las siguientes áreas:
• Energía: Empleo de energía en el hogar. Cálculos globales por tipo de energía al año, así como del gasto que suponen.
• Agua: Estimación de porcentajes de consumo sobre la media y de las consecuencias de generalizar tu estilo de gasto de agua.
• Transporte: Cuántas vueltas completas podrías dar al Planeta sumando todos desplazamientos en un año.
• Residuos y materiales: Cantidad de basura que se genera en el hogar por persona y porcentajes de materiales reciclables.

Haz el cálculo de tu huella ecológica en el la platoforma online “mide tu huella ecológica” cumplimentando estas sencillas encuestas y cuantifica tu consumo de recursos. Seguro que te llevas una sorpresa.

Recuerda que no sólo es importante saber si nuestro ritmo de vida es más o menos sostenible, sino conocer y reflexionar sobre lo que podemos hacer para que lo sea realmente y reducir nuestro impacto en el ecosistema, esto es más que necesario. Anímate a reducir tu huella ecológica y coméntaselo a tu familia y amigos para que se motiven a hacerlo también.

Fuentes de información:  Wikipedia, Ecointeligencia, Tu huella ecológica.org.

Dejanos tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.