madera

  “..Es conocido que las flores más bonitas las tienen aquellas personas, que hablan con ellas, que las acarician, que las quieren. ¿Por qué no trasladamos esto a nuestros bosques? Amemos nuestro bosque. Si amamos nuestro bosque, nos irá también personalmente mejor.

  La verdadera amenaza de muerte del bosque radica en que creamos que no necesitamos los árboles en nuestra vida cotidiana…

  Peligroso para nuestros bosques será cuando nuestros hijos no crezcan en casas o con muebles de madera. Cuando no puedan conocer la magia del veteado en suelos de madera, juguetes, instrumentos musicales u obras de arte.

  Niñas y niños que a lo largo de su infancia hayan tenido que tocar plástico en vez de superficies cubiertas de madera, columnas de hormigón y traviesas de acero, en vez de vigas de madera con veteados llenos de fantasía, lo tendrán muy difícil para encontrar un acceso amistoso a los árboles, los bosques y sus secretos…”

Esto nos cuenta Erwin Thoma, en su libro: “…TE VI NACER-Sobre la ancestral y nueva forma de vivir con la madera, el bosque y la luna”

¡CUIDA AQUELLO QUE CUIDA DEL PAISAJE!

Crónica seleccionada por ADAPA Canarias:
PROFOR Canarias: Crónicas del Paisaje. “Tocar madera”. Referenciado: 14/01/2016.