d

La compañía aplicará medidas ante el impacto en la calidad del aire que calcula que será “severo” La temperatura del agua podría aumentar hasta cinco grados

A. Castellano

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

  La empresa de ingeniería Idom, contratada por Ence Energía y Celulosa para elaborar el informe ambiental preliminar de la planta de biomasa que la multinacional proyecta instalar en el puerto de La Luz, asegura que el impacto que el complejo energético produciría sobre la calidad del aire sería “severo”. Idom, sin embargo, aclara que las emisiones de partículas NOx (combinación de óxido nítrico NO y dióxido de nitrógeno NO2), CO (monóxido de carbono) y SO2 (dió- xido de azufre) “cumplirán con la legislación vigente” y la compañía del Ibex35 se compromete a minimizar los efectos de los gases contaminantes.

  En el proyecto presentado el pasado mes de abril, que fue rechazado por Sanidad al afectar a la salud de la población, se actualizó en diciembre y posteriormente fue remitido a la Consejería de Industria del Gobierno de Canarias para su evaluación. En la documentación, que consta de 154 páginas, se destaca la afección que tendría la incineradora en las emisiones a las atmósfera. En este sentido señala que prevén que sean de una gravedad severa, explicando a su vez que esto significa que “la magnitud del efecto exige la aplicación de medidas correctoras además de la exigencia de un período dilatado para su revisión”.

  Esta contaminación se produce, según el estudio, “por la emisión de gases procedentes del proceso de combustión de biomasa, las generadas por el tráfico de camiones que se pueda generar, y la transmisión de partículas en las zonas de almacenamiento al aire libre y trattamiento previo de la biomasa”.

  Así, Ence ya prepara un plan para reducir los gases que se expulsarían aunque vuelve a recalca que “las concentraciones de contaminantes emitidos son inferiores a los estipulados por la legislación ambiental vigente”. Una de las medidas es la instalación de equipos de depuración y control de emisiones atmosféricas en la chimenea. Además, se llevaría a cabo un seguimiento y control ambiental para verificar que se cumple la normativa vigente. Asimismo, un organismo de control ambiental elaboraría un estudio sobre las emisiones antes de las explotación de la planta, además de programar controles periódicos.

La empresa recalca que las emisiones son inferiores a las que establece la ley

El estudio estima que el ruido puede hacer que las aves dejen los nidos de reproducción

  De todas formas, la empresa encargada de elaborar el informe de impacto ambiental, cuya sede se encuentra en la capital grancanaria, reseña que con estas intervenciones la incidencia en la atmósfera seguirían siendo altas, aunque su gravedad baja hasta moderado, es decir, “la recuperación es posible sin medidas correctoras pero requiere un periodo de tiempo”. Esta calificación se extrapola a otros apartados relacionados con la fauna y la vegetación marina, que quedarían afectados tanto por un posible derrame como por la expulsión del agua que se utilizaría en el proceso de generación de energía.

Impacto en sebadales y corales

  Precisamente, el miembro de Ben Magec Eugenio Reyes ya advirtió de que el emisario que enviaría las aguas utilizadas para la creación del vapor podría contribuir a aumentar la temperatura del mar en unos dos grados, lo que en su opinión afectaría los sebadales y corales que están en las profundidades de La Isleta. En este sentido, Ence explica que la expulsión de estas aguas tendrán una contaminación “nula, si bien”, prosigue, “se espera un incremento de temperaturas a la salida de planta sobre el caudal captado de aproximadamente cinco grados” a la altura de los difusores, aunque el efecto de dilución del emisario reduciría el incremento a 0,31 grados a nivel de superficie en un área de 95 metros de largo por 250 de ancho.

  Sobre las plantas marinas, la multinacional reconoce que el mujo amarillo (Cyustoseira abiesmarina) es “susceptible de sufrir impacto derivado durante la actividad de la planta”. E informa de que en el caso de las aves el principal inconveniente se encuentra en la generación de ruido que puede espantar a las especies que se encuentran en la zona del Roque Ceniciento, que en algunos casos conllevaría además que los animales se vieran obligados a abandonar los enclaves de reproducción.

Sin afección al paisaje

 CLIMATOLÓGICA

Sin cambios

Ence prevé que la planta de biomasa que quiere levantar en el muelle de La Esfinge del Puerto de La Luz no generaría efecto climático negativo alguno.

RUIDOS

Menores al límite legal

La emisión de ruidos se produciría sobre todo por el desplazamiento y funcionamiento de la maquinaria, así como por el movimiento de camiones pesados, según el estudio, que subraya que sin embargo este nivel acústico estaría siempre dentro de los límites legales.

 OLORES

Muy bajos

El informe redactado por la empresa Idom detalla que, según los niveles aceptables de olor definidos por la Horizontal Guidance for odour, la incidencia del complejo energético sería “muy baja”.

 PAISAJÍSTICO

Chimenea inapreciable

La futura central tendría una chimenea de unos 65 metros de altura. A pesar de las dimensiones, Ence afirma que esta será prácticamente inapreciable debido a que el tamaño de su circunferencia no es notable, por lo que entiende que el impacto visual sería mínimo. Además, agrega que la opacidad de los humos será muy baja gracias a los sistemas de eliminación de partículas con los que contaría la planta.

Artículo realizado por A. Castellano y seleccionado por ADAPA Canarias.
CASTELLANO, A. Artículo de La Provincia. Diario Las Palmas. Ence admite que su planta contamina aunque prevé un plan para corregirlo. Pág. 3. Sábado 16 de enero de 2016. Referenciado 16/01/2016.