Artículo de Eduardo Medina Orihuela y seleccionado por ADAPA Canarias.

MEDINA ORIHUELA, Eduardo: Artículo de La Provincia. Diario Las Palmas. “Ence tramitará un espacio alternativo para su planta de biomasa en Canarias”. Pág. 3. Las Palmas de Gran Canaria. Jueves, 21 de enero de 2016. Referenciado: 21/01/2016.

El Gobierno autónomo rechaza el proyecto en el Puerto capitalino. Clavijo explica que la petición no cumplía los parámetros adecuados para autorizarla

po

Eduardo Medina Orihuela

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

  La empresa Ence (Energía y Celulosa), ante el rechazo social y político recibido, iniciará la tramitación de otra ubicación para la planta de biomasa que proyectaba en la zona de La Esfinge del Puerto de Las Palmas. La compañía lo anunció ayer tras conocer que el Gobierno de Canarias no autorizaría el proyecto tal y como lo había solicitado, a raíz del segundo informe, desfavorable como el primero, y emitido por Sanidad. “No cumple, y no podrá ser dada [la autorización]. Mucho tendrá que cambiar el proyecto y mucho tendrán que garantizar para que los informes sean positivos”, declaró ayer en la Ser el presidente Fernando Clavijo. La multinacional, convencida de las ventajas para el medio ambiente de la producción de electricidad con biomasa y de su importancia para la modernización del sistema eléctrico, propondrá un nuevo emplazamiento en Canarias, “donde cuente con el apoyo de las distintas instituciones y agentes sociales”.

  La central fue declarada inversión estratégica en mayo por el anterior Gobierno regional en funciones, presidido por Paulino Rivero, y el actual Ejecutivo ratificó su decisión meses después. No obstante, Clavijo hizo hincapié ayer en que esa declaración sólo implica que los plazos de tramitación administrativa del proyecto se reducen a la mitad, pero no comporta ninguna autorización previa, ni exención alguna de informes. “El Gobierno no autorizará jamás nada que vaya a perjudicar la salud y el aire de los ciudadanos de Canarias. Eso hay que tenerlo claro. Este Gobierno de Canarias será absolutamente vigilante y escrupuloso con cualquier tipo de instalación de esas características y, por supuesto, velará porque, si se instala, cumpla con todos los requisitos”, advirtió Clavijo.

El presidente garantiza que no se permitirá ninguna actividad que perjudique la salud

  Igualmente, insistió en que Ence tendría que “modificar mucho el proyecto” si quería obtener los permisos, en vista de los informes negativos que se emitieron por parte de la Consejería de Sanidad. “Si cabe esa instalación en el puerto y los informes son positivos, no darlo sería prevaricar. Pero en este momento, en este escenario, tal como está el proyecto, no es posible”, sentenció el presidente que aún no sabía que Ence renunciaba a la ubicación en La Luz.

  Adrián Mendoza, viceconsejero de Industria del Gobierno de Canarias, asegura que el segundo informe elaborado por Sanidad “no cambia nada”, porque se hizo sin tener en cuenta el estudio con las alegaciones de Ence. “Salud Pública se encuentra analizando ese estudio de Ence y ya dirán lo que tengan que decir conforme a esos datos; nosotros estamos a la espera de eso”, agregó antes de conocerse la decisión de Ence.

pñ

“Respetuosos con el medio ambiente” La propia multinacional Ence, en un anuncio incluido en la edición impresa de LA PROVINCIA / DLP de ayer, defiende que su proyecto es “absolutamente respetuoso con el medio ambiente”, y que la instalación del complejo industrial “no supondría riesgo alguno para la salud de los ciudadanos”. Además, apunta que la planta contaría con “todas las medidas necesarias y avances técnicos”, por lo que “mejoraría ampliamente las exigencias medioambientales establecidas por la legislación europea”. En el mismo comunicado que emitió ayer, la compañía quiso recordar que más del 90% de la electricidad en las Islas Canarias se genera con centrales de fuel-oil y diesel, en las que las emisiones de partículas NOx y SO2 son mucho más elevadas que el resto de las tecnologías de producción eléctrica y que la generación con biomasa. “Un servicio tan importante para los ciudadanos y para la actividad económica de las Islas debe evolucionar aprovechando las mejores tecnologías de producción eléctrica, e introducir progresivamente fuentes de generación renovables respetuosas con el medio ambiente, como se está haciendo en todas las partes del mundo”, añade. E. M. O.

Riguroso

  Ricardo Redondas, director general de Salud Pública del Ejecutivo canario, considera que este segundo estudio es igual de riguroso que el anterior “y va en la misma línea”, si bien es más específico, en tanto en cuanto los técnicos han contado con más tiempo y más información para elaborarlo. Así, es más extenso y desarrolla algunos puntos del informe anterior.

  En definitiva, este segundo estudio incide en el hecho de que la planta de biomasa emitiría gases y partículas de distinto tamaño en un volumen tal que serían potencialmente peligrosos para la población de Las Palmas de Gran Canaria. Según Redondas, el riesgo venía dado, además de por el volumen de las emisiones, por la situación de la planta. “Al estar en La Esfinge y siendo los vientos más probables en dirección hacia la ciudad, donde hay más de 380.000 habitantes, el riesgo se multiplica”, explica Redondas.

  El informe menciona específicamente, entre otras cuestiones, el impacto sobre patologías respiratorias. “A modo ilustrativo, muestra el impacto que tienen estas emisiones en la reagudización de pacientes asmáticos”, expuso el director de Salud Pública.