Artículo realizado por Eduardo Medina Orihuela y seleccionado por ADAPA Canarias.

MEDINA ORIHUELA, Eduardo: La Provincia. Diario Las Palmas. “El Plan Insular descarta la instalación de la planta de biomasa en Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria. Pág. 3. Viernes, 22 de enero de 2016. Referenciado: 22/01/2016.

Antonio Morales considera “imposible” que se pueda localizar una ubicación en estos momentos para un complejo industrial “de estas características”

Eduardo Medina Orihuela

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

  El Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria (PIO-GC) no prevé la instalación de la planta de biomasa de la multinacional Ence (Energía y Celulosa) en ningún punto de la Isla. Así lo aseguró ayer el director general de Política Territorial del Cabildo, Rafael Pedrero, que realizó estas declaraciones tras el comunicado que emitió Ence el miércoles, en el que apuntaba que iniciará la tramitación de una ubicación alternativa en el Archipiélago para el complejo industrial, que inicialmente planeaba establecer en la zona de La Esfinge del Puerto de Las Palmas. Un proyecto –el de su instalación en La Luz– que el Gobierno de Canarias rechazó tras conocerse dos informes desfavorables respecto a la central elaborados por Sanidad y en los que se especifica que la central emitiría gases y partículas potencialmente peligrosos para la población de Gran Canaria, y en especial para la de Las Palmas de Gran Canaria.

El nacionalista quiere que la Isla logre cotas cada vez más altas de soberanía energética

“Tenemos que aprovechar nuestros recursos”, apunta el presidente del Cabildo

  Por su parte, el presidente del Cabildo, Antonio Morales, señaló ayer que es “absolutamente imposible” que se pueda localizar otra ubicación en estos momentos en la Isla para una planta de biomasa de estas características. El presidente dio dos razones a este rechazo. La primera, “¿a qué municipio se le va a proponer la instalación de una planta de biomasa que ha sido rechazada por otra ciudad porque genera problemas medioambientales y para la salud?”, se preguntó.

  “Si tenemos en cuenta, además”, prosiguió, “que el radio de afección es de tres kilómetros, no hay ningún lugar en Gran Canaria donde no se produzcan afecciones, dada la densidad de población. Es imposible localizar un lugar alejado tres kilómetros de la población”.

  El segundo motivo que expuso Morales es que este modelo de generación de energía “choca frontalmente con lo que proponemos en el Cabildo”, que es ir alcanzando cotas cada vez más altas de soberanía energética para la Isla. “Si tenemos en cuenta que generar energía con esta planta puede costar alrededor de 176 euros el megavatio por hora, que con el gas puede estar alrededor de 190, que con el fuel puede estar sobre los 200 ó 220 y que con las renovables, con la eólica fundamentalmente, está a 86 euros… desde luego, no hay color. Tenemos que aprovechar nuestros recursos”, comentó. A este respecto, añadió que Gran Canaria puede ser un ejemplo mundial de sostenibilidad, en el sentido de que podría ser “una Isla con estas dimensiones que no dependa del exterior para generar energía”.

 

  Ence informó este miércoles que renunciaba al proyecto de instalar la planta de biomasa en el Puerto de Las Palmas tras el rechazo social y político que ha provocado el establecimiento de la planta de biomasa en la capital grancanaria. La multinacional, convencida de las ventajas para el medio ambiente de la producción de electricidad con biomasa y de su importancia para la modernización del sistema eléctrico, anunció que buscará una localización alternativa en las Islas tras la emisión de un segundo informe desfavorable y las declaraciones de Fernando Clavijo, presidente del Gobierno canario, de que el Ejecutivo no autorizaría el proyecto.

Autorización

  Igualmente, el propio Clavijo había advertido, que el Gobierno no autorizará “jamás” nada que vaya a perjudicar la salud y el aire de los ciudadanos del Archipiélago. “Este Gobierno de Canarias será absolutamente vigilante y escrupuloso con cualquier tipo de instalación de esas características y, por supuesto, velará porque, si se instala, cumpla con todos los requisitos”, sostuvo.

  Asimismo, también antes de conocer la intención de Ence de proponer una nueva ubicación, insistió en que la multinacional tendría que modificar mucho el proyecto si quería obtener los permisos pertinentes, en vista de los informes negativos emitidos por la Consejería de Sanidad. “Si cabe esa instalación en el puerto y los informes son positivos, no darlo [el permiso] sería prevaricar. Pero en este momento, en este escenario, tal como está el proyecto, no es posible”, sentenciaba el presidente, aún sin tener conocimiento de que Ence renunciaba a la instalación de la central en La Luz.

Declarada inversión estratégica

  La planta de biomasa que Ence (Energía y Celulosa) planeaba instalar en el Puerto de La Luz y de Las Palmas había sido declarada inversión estratégica en el mes de mayo por parte del anterior Gobierno regional en funciones, presidido por Paulino Rivero, y el actual Ejecutivo ratificó esta decisión meses después. En cualquier caso, el presidente Fernando Clavijo hizo hincapié el miércoles en que esa declaración de la planta como inversión estratégica únicamente implica que los plazos de tramitación administrativa del proyecto se reducen a la mitad, pero que no comporta ninguna autorización previa ni exención alguna de informes. La inversión para la construcción del complejo industrial rondaría los 150 millones de euros, y contaría con una potencia instalada de 70 megavatios. Ence había solicitado 48.000 metros cuadrados en el Puerto de Las Palmas para levantar la que sería la mayor planta de biomasa de España, diseñada para la producción de energía eléctrica a partir de residuos forestales o agrícolas. E. M. O.