Crónica realizada por PROFOR Canarias y seleccionada por ADAPA Canarias:

PROFOR: Crónicas del Paisaje. “Bosque y Bien Común”. Referenciado: 10/0272016.

  Como cada semana te invitamos a reflexionar sobre la importancia de nuestros paisajes mediante una serie de crónicas; esta vez Bosques y Bien Común, nos recuerda el compromiso que debemos adquirir con el medio ambiente propiciando un equilibrio entre el ser humano y los recursos de nuestro entorno…

Crónicas del Paisaje:

Bosque y Bien Común

sdf

  Una ilusionante y esperanzadora forma de ver las relaciones comerciales y la economía, la sugiere el  economista austriaco Christian Felber en su propuesta alternativa denominada ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN. Esta forma solidaria y humanizante de entender la economía,  nos viene a demostrar que otro mundo es posible.

  ¿Que qué tienen que ver el Bosque y El Bien Común? ¡Pues simplemente que EL BOSQUE ES  BIEN COMÚN EN ESTADO PURO! Por su simple existencia aporta beneficios tangibles e intangibles a toda la sociedad.

  El bosque no tiene precio (¡y está bien así!), pero su aportación anual al Bien Común en España lo cifran los entendidos en alrededor de 14.000.000.000€. ¡En Canarias, nuestros bosques nos “regalan” alrededor de 600.000.000 € de Bien Común al año!

  Las selvas naturales se bastan por sí solas, si las respetamos y protegemos, no necesitan al hombre. Pero los bosques en zonas densamente pobladas, aquellos que deben proporcionar “Bien Común Local” en forma de agua de consumo agrícola y humano, fijación de CO2, paisaje, esparcimiento, madera como materia prima ecológica y sostenible, biodiversidad, trabajo. etc., precisan que nos ocupemos de ellos, los cuidemos, los mimemos, los protejamos y los multipliquemos. Y todo eso cuesta esfuerzo y dinero…¡El céntimo forestal propone devolverle anualmente al bosque tan solo el 7% del beneficio que reporta!  ¡Y solo para mejorarlo, que nos beneficie más a todos y que cree empleo rural!

  Si no lo hacemos, estamos haciendo trampas como sociedad…y si no cambiamos, seguro que lo pagaremos.

Foto: Tamadaba-Artenara

 

¡CUIDA AQUELLO QUE CUIDA DEL PAISAJE¡