Artículo seleccionado por ADAPA Canarias:

ANÓNIMO: Info Norte Digital. “La Vinca Ecologista en Acción denuncia podas salvajes de árboles en Teror”. http://www.infonortedigital.com/portada/interes/item/46276-la-vinca-ecologistas-en-accion-denuncia-podas-salvajes-de-arboles-en-teror. Noroeste de Gran Canaria.15/03/2016. Referenciado: 15/03/2016.

Teror  La Vinca Ecologistas en Acción va a presentar escrito ante el Ayuntamiento de Teror solicitando información sobre las podas excesivas llevadas a cabo en la Avenida del Cabildo Insular en el municipio de Teror realizadas en fechas recientes. Los árboles afectados, a su entender seriamente, son más de veinte ejemplares de Palo Blanco (Picconia excelsa) y Faya (Morella faya), dos especies de plantas pertenecientes al Monteverde Canario, de las que no existen gran número de ejemplares en la naturaleza.

  Para los ecologistas “se da la circunstancia que hasta el momento de estas desafortunadas “podas”, esta calle del municipio de Teror era una auténtica referencia sobre el uso de árboles de monteverde canario en el ajardinamiento de calles, algo que desgraciadamente es muy poco habitual en los municipios de nuestra isla, que se ve prácticamente limitado al uso de las palmeras canarias (Phoenix canariensis), habiéndose perdido la oportunidad de que Teror sirviera de ejemplo a una jardinería más sostenible y adaptada a las condiciones climáticas de las medianías de la isla”.

  “A principios de mes nos poníamos en contacto con la alcaldesa de Teror, Isabel Guerra, a través de las redes sociales preguntándole por estas podas a nuestro entender excesivas y la misma nos contestaba de manera rápida (copia literal: Isabel Guerra Sánchez – Las podas responden a criterios técnicos , en cualquier caso pregunto y le respondo más específicamente)”, se señala desde el colectivo ecologista.

  “Como quiera que han pasado casi dos semanas y no hemos recibido respuesta y las “podas” se han ejecutado en toda la calle (sólo no se han podado drásticamente unos pocos ejemplares) es por lo que desde nuestro colectivo hemos decidido hacerlo por la vía oficial, el Registro de Entrada del Ayuntamiento de Teror”, indica La Vinca.

  Las podas que se han llevado a cabo en Teror son conocidas por los expertos como “Terciados o incluso Desmochados” y deben ser podas excepcionales. Este tipo de poda es bastante severa y tiene un objetivo básico, que es reducir el volumen de la copa de los árboles, “las de los árboles de Teror no eran excesivas, por lo que con podas de control hubiese sido suficiente.

  De este tipo de podas excepcionales existen dos tipos:

  Terciado: que se utiliza para cortar las ramas del árbol en su totalidad dejando solamente un tercio de su longitud.

  Desmochado: es mucho más salvaje que el terciado y consiste en cortar todas las ramas a ras del tronco.

  Desafortunadamente esta forma de poda se practica actualmente como una forma de poda de mantenimiento, sobretodo en parques y jardines privados y públicos “para ahorrar”, se poda una vez y si rebrota, se tiene el árbol “controlado mucho tiempo”. Y aunque muchos especialistas no la aconsejan se sigue practicando cada vez en mayor proporción.

  La Vinca ha consultado a varios especialistas en flora endémica y les manifiestan que las razones por las cuales no aconsejan este tipo de podas, como las llevadas a cabo en Teror, son las siguientes:

–   Cualquier tipo de poda que se realice es una agresión para el ser vivo, el árbol, pero si además se le cortan todas las ramas el trauma será mucho mayor.

–   Los cortes de grueso calibre significan un trauma mayor, en donde la planta tardará mucho más tiempo en cicatrizar esos cortes y en sanar.

– Hay algunas especies silvestres que no soportan este tipo de podas extremas, por lo que lo primero que se debe hacer es tener certeza de que el árbol a podar de esa forma lo pueda soportar y que no se le vaya a causar ningún daño a su futuro.

  Para los representantes de La Vinca EeA “lo que ha sucedido con estos árboles canarios en Teror es incomprensible, ya que se llevan años plantando ejemplares de laurisilva por parte de instituciones públicas, propietarios particulares, centros educativos, colectivos… para colaborar en la recuperación de la masa boscosa del antiguo Bosque de Doramas. Estos árboles ya estaban produciendo frutos, que serían convenientemente dispersados por los mirlos y otras aves, ayudando a su regeneración natural; no molestaban ni a peatones ni al tráfico rodado de la zona; con pequeñas podas de ramas se podía tenerles controlados para que no molestasen a alguna vivienda (las menos)… Desde el colectivo piensan que ha sido una de esas actuaciones políticas que se llevan a cabo por los gestores de lo público para que se vea que están haciendo cosas, sean estas acciones útiles o no.

  Los ecologistas norteños solicitan del Ayuntamiento de Teror “explicaciones de la motivación de las “podas”, copias de los informes técnicos existentes y cuanta información pueda redundar en la justificación de esta acción lamentable para el medio ambiente urbano del municipio”.