Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

HERNÁNDEZ, Pedro. La provincia. Diario de Las Palmas. “Cuatro plagas amenazan la salud de los árboles y las plantas”. Pág. 13. Miércoles 3 de febrero de 2016. Referenciado: 04/04/2016.

La ‘psilla del ficus’ es la última en incorporarse al ‘inventario’ y actúa con virulencia en los ficus ubicados en cinco zonas del municipio

  Cuatro plagas, entre ellas Dio calandra o picudín, Opodona y la cochinilla, se han convertido en una seria amenaza para la masa arbórea de Telde, compuesta por más de 30.000 ejemplares. La acción de éstas ya han causado sus víctimas en las palmeras de la avenida del Cabildo, en los laureles de indias de la plaza de San Juan, en el dragonal de Salinetas, así como en la plaza de Caserones Altos y en otras zonas del municipio. A estos insectos intentan frenarlos la concejalía de Parques y Jardines.

  Además de estas tres plagas, la última en demostrar su voracidad con los árboles, en concreto con los ficus, es la macrohomotoma gladiata o psilla del ficus, cuya presencia supone, según un informe de las empresas adjudicatarias, “un grave problema fitosanitario para el arbolado del municipio de Telde y además se extiende de forma acelerada en todo el territorio”.

  El concejal de Parques y Jardines, Álvaro Monzón, señaló que en el estudio remitido por la UTE Jardines de Telde, la primera vez que se detectó la psilla fue en Caserones Altos, pero se ha ampliado su acción a otros cuatro focos más: la calle Antonio Bethencourt Massieu, en El Ejido; la plaza Franchy Roca, en San Gregorio; la calle Gumersindo Velázquez, en San Juan, y en el parque de Arnao.

  “Con este nuevo insecto, muy dañino para el árbol al que ataca, Telde se encuentra en estos momentos intentando atajar cuatro plagas y dado que tenemos más de 9.000 ficus en todo el municipio, tenemos una ardua labor que realizar para que no se contagien”.Ficus

  La psilla del ficus, según se expone en el informe, al igual que la psilla del peral, es muy dañina y de reciente introducción en España. Según se expone en el informe técnico, ya que se detectó en 2009 en la zona del Mediterráneo y en 2011 en Tenerife. Llegó a la capital grancanaria, al menos la primera referencia que se tiene, en 2014. En Telde fue en la plaza de Caserones Altos, en abril de 2015, cuando se observó su aparición, que se ha extendido con rapidez a otras cuatro zonas más de la localidad.

  Monzón achacó a la falta de lluvias la aparición de la psilla del ficus, “que debilita al ficus hasta acabar con él. En Jinámar, según se explicó, se ha procedido a quitarle el ramaje a uno de los ficus y parece que el mejor método para frenar su expansión es limpiar el árbol afectado de abajo a arriba”.

  En el informe de la UTE Jardines de Telde se aconseja evitar las podas en épocas muy frías y realizar una poda de brotes en épocas de mayor desarrollo vegetativo para reducir el nivel de la plaga.