Artículo seleccionado por ADAPA Canarias:

ARENCIBIA, ÁNGELES: Mi playa de Las Canteras. “Una Económica visionaria salvó la Barra de Las Canteras”. http://miplayadelascanteras.com/2016/04/08/una-economica-visionaria-salvo-la-barra-las-canteras/. 08/04/2016. Referenciado: 19/06/2016.

13

  Sin la intervención de la Real Sociedad Económica de Amigos del País a finales del siglo XVIII, la playa de Las Canteras sería hoy otra cosa y la Barra probablemente una leyenda o un recuerdo. Durante años, del arrecife que cierra la playa se extrajeron piedras para usarlas como pilas de agua, pero también bloques para construir casas y hasta para levantar la Catedral de Santa Ana.

  Las reales sociedades económicas de amigos del país fueron impulsadas por Carlos III para promover la agricultura y la instrucción pública. La de Las Palmas (la Económica, en adelante) nació en 1776 y hoy es la institución civil más antigua de Canarias. Desde entonces ha intervenido en un gran número de asuntos: desde la salvación de la Barra de Las Canteras, a la división provincial o la repoblación forestal de la cumbre.

  Y ha sugerido ideas como el impulso a la caza de ballenas en Arguineguín.

  El investigador Salvador Miranda Calderín, autor de la Historia de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Las Palmas en el siglo XX (1901-1960), entre otras obras, sitúa a finales del XVIII, -unos 20 o 30 años después de la fundación de la sociedad- el momento en que la Económica “se planta y pide al corregidor de la isla que pare la extracción de bloques de la Barra para construcción”.

eco

Salvador Miranda en su depacho

  José Viera y Clavijo dirigía la Económica cuando esta institución “concreta su informe sobre la Barra y su petición al corregidor, porque al ritmo que se estaban sacando bloques iban a terminar con la Barra de Las Canteras”, señala Miranda.

  “Sin embargo”, agrega, “sí veía con buenos ojos que se siguiera extrayendo los bloques para las pilas de agua”.

  La visionaria petición de la Económica tuvo “efecto inmediato” y logró que el corregidor prohibiera la extracción de rocas para construcción.

¿Por qué piedra para la construcción no; y pilas para depurar el agua, sí?

  “Primero por el volumen, y segundo por la generalidad. Esos bloque para la construcción se podía extraer de cualquier otro sitio, no necesitaban unas cualidades técnicas, como sí la requieren las piedras de filtrar agua, que se sacaban de manera artesanal”.

  De la “extracción masiva” de aquellos años y su uso en la construcción hay evidencias en la Catedral de Las Palmas.

Eco 2

Detalles y vistas generales de las partes de la Catedral de Santa Ana construida con piedras extraídas de la Barra de Las Canteras

Una piscifactoría en la Barra

  Si a finales del XVIII la real Sociedad Económica de Amigos del País logró salvar la Barra de Las Canteras. Cien años después, en 1868 se preocupa por los agujeros a modo de bañeras que han quedado en la superficie de la Barra tras su uso como cantera.

  Salvador Miranda observa que la Económica se ha dedicado “desde siempre a concretar problemas y a arbitrar soluciones” y que “algunas de estas soluciones han sido utópicas y otras más realistas”, pero que “en este debate se han solucionado muchos problemas que tenía la sociedad canaria”.

  En la bolsa de las utópicas se anota la siguiente: En ese año de 1868 el presbítero Francisco Suárez Romero, amigo del país, redactaba una memoria sobre la rotulación del istmo de Guanarteme cuando se percata de la existencia de estas oquedades en la Barra y “se le ocurre que podía ser una buena idea destinarlas a criadero de peces”.

  Miranda destaca que con esta idea el presbítero se adelanta más de un siglo a la acuicultura, aunque aquella idea fuera una utopía.

Contra el trasmallo en la playa

  En 1896 la Económica presta un servicio más a Las Canteras y su entorno. Denuncia a las autoridades de marina el uso de guelderas y trasmallos en una zona que había quedado para esparcimiento de los habitantes de la ciudad.

  Dos años antes , en 1894, había denunciado la pesca con dinamita en las costas de Gran Canaria. Según la investigación realizada por Salvador Miranda, “la Real Sociedad no consigue que las autoridades controlen totalmente estas actividades, pero sí pide que haya un número suficiente de ‘cabos de mar” (agentes de la autoridad).

  Relacionado con lo anterior el experto en la historia de la Económica cita el intento de desarrollar una industria ballenera en Arguineguín a finales del XVIII, aprovechando que la presencia de una colonia de cetáceos en los meses de abril, mayo y junio

  Hay documentados dos intentos de poner en marcha esta actividad en los años 1778 y 1779, el primero fue “un desastre” y en el segundo se cobraron dos ejemplares –de 24 pies de largo por 5 de alto-. La Económica contrató para pescar ballenas al marinero Jesús Flores que, en premio, fue nombrado socio de mérito de la entidad.

¿El aeropuerto en El Confital?

  Este episodio se desarrolla en los años previos al desarrollo de la aviación. Cuando el transporte aéreo se realizaba en hidroaviones , la bahía de Gando y la zona del Puerto de La Luz eran los lugares de amerizaje en Gran Canaria. Pero en el puerto obstaculizaba el trasiego de los barcos y Gando en aquellos tiempos estaba muy lejos de la capital. La Económica propone la bahía de El Confital como alternativa.

  Está más cerca de la capital, la bahía es más amplia y tiene menos fondo, lo que facilita la construcción de las instalaciones aeroportuarias.

  Posteriormente los aviones empezarían a aterrizar en tierra y la Económica se decanta por el proyecto del Cabildo de construir el aeropuerto en Gando.

Real Sociedad Económica de Amigos del País