Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

DARRIBA, Javier: Canarias7. es: “Arrancar el problema de raíz”. 7 islas. Gran Canaria. http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=435861. Referenciado: 24/10/2016.

  En el parque del Párroco Juan Brito, en San José, las raíces de los ficus se miden anualmente: la mayor alcanza ya los 80 centímetros de ancho y los ocho metros de longitud. El problema es que todas apuntan a las casas, que se resquebrajan por el empuje de la cepa. El Ayuntamiento ha iniciado obras de mejora en la zona pero se niega a arrancar los árboles.
a
Los muros estaban rajados; las baldosas del piso, levantadas; las alcantarillas, mal cerradas, son la puerta de entrada de decenas de cucarachas; y las paredes, con filtraciones… todo en el parque Párroco Juan Brito está enraizado a los ficus. Estos árboles proyectan unas raíces que han acabado por desnivelar el suelo y, con él, todo lo que hay a su alrededor. Así, el paso firme es imposible. Hay vecinos mayores presos en sus casas.

Llevaban años esperando por una solución. Por eso, cuando hace un mes y medio el Ayuntamiento empezó la obra de reparación de la zona, se sintieron ilusionados. Pero la alegría dura poco en la casa del pobre. La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, les ha anunciado que no va a retirar los ficus.

«Si tenemos las raíces en los baños», se quejaba Isabel Santana, «al fondo de la casa». Junto a ella, Juana Teresa Rodríguez advierte del riesgo de que las raíces sigan penetrando en el interior de las viviendas: «Vivimos encima de una bomba de relojería».

Por si fuera poco con esta preocupación, la solución dada por el Ayuntamiento al suelo de la plaza tampoco les satisface. El Consistorio ha propuesto sustituir el pavimento por tierra batida. «¿Y qué pasará cuando llueva?», se preguntaba Luis Morales, mientras que Ángel González expresaba su temor de que con la tierra batida se dé más vigor a los árboles cuyas raíces están en el origen de los problemas.

Y para que no quepa dudas:los vecinos aseguran que las casas están construidas en la zona -cerca del cementerio inglés- desde hace 73 años, mientras que el parque sólo tiene 43 años de existencia.