Artículo seleccionado por ADAPA Canarias:

COLL, Antonio. Lancelotmedios: “La Geria es un paraje agrícola hecho por el hombre”. http://www.lancelotdigital.com/articulos/la-geria-es-un-paraje-agricola-hecho-por-el-hombre06/12/2016. Referenciado: 07/12/2016.

ac

  Posiblemente,  cuando se redactó el primer Plan Especial de La Geria, no se tuvo en cuenta que era un paraje agrícola, hecho por el viticultor lanzaroteño, que como dice muy bien Carmen González, “son los verdaderos  jardineros y artistas de un paisaje único”. En aquellos tiempos,  a los redactores del Plan les  guió más la óptica de “proteccionismo del paisaje” y la sostenibilidad del terreno, sin tener en cuenta los intereses de los agricultores y la infraestructura bodeguera,  primordial para la rentabilidad de la producción de cosecha de uva, por cierto,  muy costosa por la singularidad del terreno.

  Antes que el agricultor implantara el sistema de los hoyos,  el paisaje no tenía ningún valor estético ni había una brizna de hierba. Por eso, el Paraje de La Geria, es un paraje agrícola, porque el calificativo de “Natural” está implícito la mano del hombre. Es como Los Jameos del Agua,  La Cueva de Los Verdes, Montañas del Fuego,  etc., que sin las actuaciones realizadas por Manrique y el propio Cabildo, hoy serían espacios naturales sin ningún interés y atractivo turístico.  Como bien es sabido los Centros turísticos, gracias a la mano del hombre,  hoy la isla de Lanzarote no solo es Reserva de La Biosfera por la UNESCO, sino que se ha situado como un destino turístico de alto valor, en todos los ámbitos ecológicos y de hábitat.

  La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, anulando el nuevo Plan Especial de La Geria, ante la denuncia de un particular al verse perjudicado con el nuevo planeamiento y por el propio Ayuntamiento de Tinajo,  obliga al Gobierno de Canarias y al propio Cabildo de Lanzarote, a redactar nuevamente el Plan Especial, donde contemple todos los pormenores territoriales del sector, sin dejar ninguna lagunas,  con el objetivo de impedir que pueda ser de nuevo recurrido. Aquí no se trata de buscar culpables, sino dar respuestas operativas para conseguir, de una vez por todas, que el Plan Especial de La Geria,  beneficie a todos, viticultores, industriales bodegueros y particulares. Yo solo espero que los redactores tengan una mejor visión y enfoque, porque ya son muchos años de discordia que solo desprotege la actividad agrícola e industrial, con el daño económico que ello representa.

  Hay que trabajar sin tregua para conseguir una regulación positiva. Un Documento definitivo para dar respuestas a todas las necesidades estructurales del Paraje Agrícola de La Geria. Es por la economía y también porque se trata de una de las atracciones turísticas más relevantes de Lanzarote. Un paraje único, gracias a la mano del hombre. Salvar a La Geria, debe ser el lema prioritario y las leyes tienen que servir al bien común de los viticultores y bodegueros.  Ya empieza está uno harto de tantas trabas burocráticas y judiciales que solo perjudica a uno de los sectores primarios  que aún se mantiene en la Isla y que,  con sus luces y sombras, puede ser rentable,  si se le ayuda y protege con raciocinio y sentido común. Es un alto compromiso de los gobernantes acabar con esta desidia que vive la gente de La Geria, gente, por cierto, que son las que han protegido el propio paraje para que sea natural y sostenible.  Solo se pide un Plan Especial eficaz que se aleje de medidas erróneas y que pueden poner en peligro el futuro de unos de los parajes más atractivo de Lanzarote.

  Las miles de familias de viticultores y las decenas de bodegueros se merecen un gran homenaje por su incansable  labor,  en un sector complejo e inestable, que anualmente se enfrenta a la propia Naturaleza y,  lo peor, a las incomprensibles trabas burocráticas y judiciales.  Solo apelo al buen quehacer de los técnicos-redactores y,  por supuesto,  a la esperanza de que,  a corto o medio plazo de tiempo,  tengamos el mejor instrumento para “Salvar a La Geria” de forma definitiva y que toda la gente de Lanzarote y visitantes foráneos puedan disfrutar de un parque de agricultura tradicional, con el calificativo de excelencia.  Y todo gracias a la mano del hombre y mujeres, comprometidos con su tierra.  Y a los industriales bodegueros, auténticos artífices, para mantener viva la actividad de la viticultura lanzaroteña.