El Cabildo de Gran Canaria pone en marcha veinte proyectos de nuevas instalaciones para contemplar los paisajes de la isla

Redacción 

Veinte nuevos miradores. Esa es la cifra que el Cabildo de Gran Canaria pretende ejecutar durante esta legislatura en las cumbres, los barrancos y el litoral de la isla, facilitando la contemplación de sus bellos paisajes.

Además, se contempla la creación de la Ruta de los Miradores en lugares idóneos para la observación del bello paisaje natural de las medianías, centro y norte de Gran Canaria.

A continuación repasamos cuatro de esos proyectos de miradores que se han presentado en los últimos meses.

Playa de Vargas

El mirador en la Playa de Vargas ofrecerá a senderistas y ciclistas un lugar cómodo para descansar, además de una atalaya inmejorable para la contemplación de los deportes náuticos que suelen practicarse en esta parte de la costa de Agüimes, como surf, bodyboard, kitesurf y windsurf.

La instalación será construida sobre una pendiente ubicada en el lado norte de la playa y precisará de un remate de asfalto para conectar con la vía de acceso a la zona. Ocupará una superficie de 100 metros cuadrados y aprovechará el desnivel para realizar un graderío que puede usar la ciudadanía como asiento para contemplar la playa en su totalidad.

El proyecto incluye dos bancos colocados en paralelo hacia la Montaña de Arinaga sobre una superficie revestida de madera tratada para exteriores. La plataforma superior contará, además, con unas ranuras en la cimentación para la colocación de bicicletas.

Tamadaba

El espectacular Roque de Faneque, los Riscos de La Aldea y la costa de Agaete podrán contemplarse en todo su esplendor desde el mirador que ejecutará el Cabildo de Gran Canaria en el Parque Natural de Tamadaba.

Este mirador también formará parte de la llamada Ruta de la Cumbre, integrada por ocho miradores entre los que destacan el de la Cruz de Tejeda, el de la Degollada de Becerra y el de Ana López.

El lugar elegido para el mirador es los Llanos de la Mimbre, en el borde noroeste del Parque Natural, muy cerca del campamento de Tamadaba. Su superficie será de 55 metros cuadrados, lo que unido a la ligereza de la construcción y a los materiales nobles empleados, como la madera de pino tratada que apenas requiere mantenimiento, reducirá al mínimo el impacto medioambiental.

La estructura estará compuesta por tres plataformas, una central y dos más pequeñas laterales, apoyadas sobre el terreno y dotadas de asientos y barandillas para generar confort y seguridad a los visitantes, que además podrán disfrutar de la sombra de los pinos que rodean el enclave.

El conjunto permitirá a los visitantes disfrutar de las vistas y, al mismo tiempo, pisar la tierra, refugiarse bajo los pinos, sentir la madera bajo sus pies, sentarse en las rocas cercanas o en los amplios bancos diseñados incluso para recostarse y oler el tomillo y las retamas que abundan en la zona, un merecido descanso para los senderistas y ciclistas que suelen disfrutar de Tamadaba.

Artenara

El nuevo mirador de Artenara está pensado para que los visitantes puedan observar la imponente Cuenca de Tejeda, el Roque Bentaiga y el Roque Nublo desde la zona de Las Cañaditas, y se integrará en la red de equipamientos turísticos complementarios organizados para potenciar los paisajes de la Cumbre de Gran Canaria en torno a las carreteras, los caminos reales y los senderos públicos.

Las obras consisten en el acondicionamiento de una plataforma ya existente con materiales naturales que minimizan el impacto visual y la hacen compatible con las prerrogativas de la Red Natura 2000 para el Parque Rural del Nublo.

El mirador tendrá una superficie de 200 metros cuadrados y estará dividido en tres niveles escalonados, con una pequeña plataforma que mira hacia Artenara como el primero de ellos, seguido por una explanada mayor un poco más baja que la anterior y culminada con un tercer nivel que seguirá la pendiente de la carretera.

La obra se desarrollará sobre un apartadero junto a la carretera de Los Cofritos, exento de valores geoecológicos de interés, mediante la colocación de un muro de piedra bajo y ancho que permite ser usado como asiento sin que haya peligro de caída, junto al cual serán plantadas diversas especies de flora endémica para dar sombra al lugar.

También serán instalados varios bancos de madera y un pavimento de terrizo que hace cómodo el tránsito para personas con movilidad reducida, dejando a un lado dos plazas de aparcamiento de vehículos y una zona para estacionar bicicletas, que facilitarán el acceso tranquilo y ordenado al mirador.

El Rincón

El Rincón, en Las Palmas de Gran Canaria, contará con un mirador integrado en el paseo del Auditorio Alfredo Kraus al Atlante y que permitirá disfrutar de la inspiradora vista que abarca La Isleta, Las Canteras y el litoral norte de la isla: un enclave extraordinario para la práctica de deportes marítimo y la contemplación del mar desde las bancadas y sencillos graderíos que se situarán junto a las plataformas.

El proyecto del nuevo Mirador Lloret, denominado así por situarse donde se encontraban las antiguas factorías de pescado Lloret y LLinares y el muro de contención que recibió su nombre, contempla la superposición de tres plataformas de hormigón que apenas se elevan 40 centímetros del suelo, una central de amplio frente panorámico y dos laterales, y ha sido ideado para no crear impacto sobre el paisaje.

Se pretenden aprovechar además las plataformas salientes del mar y de los espacios ubicados en torno a las carreteras insulares o municipales de la zona, dando forma a un mirador de estilo minimalista que deje el protagonismo a las vistas y la experiencia de pasear por el lugar. Y al no estar la zona aún urbanizada, el Cabildo destaca que la actuación conlleva la ordenación del lugar y la garantía de que no se construirán elementos que dificulten el placer de disfrutar de esta parte del litoral grancanario.