Los vecinos del barrio se indignan ante la tala indiscriminada de decenas de
ejemplares. El PP condena el atentado y llama irresponsable al alcalde Hidalgo

Teresa García
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Muchos vecinos de La Galera no han podido recuperarse aún del impacto que les ha causado la tala indiscriminada de varias decenas de árboles ejecutada por operarios del área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Ayer mostraban su indignación y su incredulidad ante un arboricidio que no entienden. “Si estaban enfermos, los podían haber tratado antes de talarlos y si las ramas molestaban a algún vecino con hacer una buena poda era suficiente”, argumentaYliana Torres hecha una furia. Los vio crecer y forman parte de su memoria desde que dio sus primeros pasos. Aseguraba no entender que los hayan talado
precisamente ahora, que empezaban a alcanzar un buen porte después de algo más de 20 años de cuidados. “Es injusto. Nos hemos quejado y todavía estamos esperando una explicación del Ayuntamiento. No sé si lo han hecho para ahorrarse el coste del personal de limpieza”, se quejó Yliana. “Esto no tiene nombre. Un barrio que estaba tan bonito y cuyas calles tienen nombre de árbol. Estos árboles llevaban aquí 25 años”, critican Guzmán Torres y Saruca Lezcano.

La parte final de la calle Los Avellanos ha perdido el verde de sus árboles y ahora luce un aspecto gris, solo amortiguado por la espléndida araucaria que sobrevive en la mitad de la vía. En el otro tramo de la vía, aún sobreviven los árboles, pero parece que les queda poco tiempo para sufrir el serruchazo definitivo. La calle Los Membrilleros se ha quedado sin árboles y lo mismo ha ocurrido en las calles Zapoteros, Avellanos, Naranjos y Perales, donde han hecho majo y limpio con la sierra eléctrica. De los árboles sólo queda rastro en las placas que dan
nombre a las calles.

Desde la Concejalía de Parques y Jardines, que dirige la concejala Inmaculada Medina, explicaron que la tala se acordó con los vecinos, tras una visita del alcalde Augusto Hidalgo al barrio, que se comprometió a trasladar los árboles porque las ramas se metían por las ventanas. El compromiso de Hidalgo fue anunciado hace unos meses en una nota de prensa, pero en vez de un trasplante lo que se ha efectuado esta semana es una tala salvaje. Han talado hasta los que estaban en frente de solares, que no molestaban a nadie, denuncian
los vecinos.

Peste a estiércol
“Además de los árboles, han arrasado hasta con los matos que plantaron los vecinos en los alcorques. A ver a quien le molesta eso. Un vecino plantó hace unos años una platanera y arramblaron con ella”, critica Grimanesa Reyes, que añade que los árboles compensaban el exceso de cemento. “El verde siempre es bonito y hacen que un barrio urbano sea más amable y luzca un paisaje más rural”, explica Reyes, quien considera que de lo que se debería preocupar el Ayuntamiento es de eliminar la peste que tiene amargados a los vecinos, procedente del abono de una finca cercana. Sólo dos vecinos, que no quieren dar sus nombres, se muestran de acuerdo con la tala porque “los bichos de los árboles se metían” en sus casas, pero Laura Hernández y Pablo, de Extintores Disel, piden “una multa para el Ayuntamiento”. Laura y sus compañeros han regado más de una vez los árboles talados. Y lo han hecho encantados. “Por aquí no vienen a regar nunca. Sólo riegan los de la calle principal”, explica Pablo, que recuerda la tristeza de un vecino, “a punto de llorar, mientras talaban de cuajo un árbol y luego partían el tronco a trozos”.
El portavoz del Partido Popular (PP), Juan José Cardona, lo califica de “atentado contra el medio ambiente. No hay razón que justifique esta tala indiscriminada. No salgo de mi asombro”. “Si los árboles estaban enfermos o habían crecido mucho, se podían haber podado o trasplantado, pero este arboricidio, ¿qué justificación tiene?. Con los años que cuesta crear un paisaje urbano con árboles de porte suficiente para hacer un barrio más amable y habitable, es grave que un irresponsable se cargue el trabajo de tantos años, provocando un daño irreparable al barrio. Ese irresponsable es el alcalde y líder del Tripartito, Augusto Hidalgo. El PP pedirá las responsabilidades que correspondan por este gravísimo hecho, perpetrado con plena consciencia y toda clase de agravantes”, sostuvo.