Parece ser que el problema de las vallas publicitarias… no es sólo un problema de nuestro paisaje…

Millones de anuncios de publicidad externa invaden las ciudades mexicanas y contaminan el paisaje urbano, y sólo tres por ciento de los municipios del país tienen reglamentos en ese rubro, reveló hoy un especialista en la materia. Así lo destacó el presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano (FRRPU), Jorge Carlos Negrete Vázquez, al presentar un diagnóstico sobre la problemática de la publicidad externa en México. “Estamos perdiendo el paisaje urbano a través de esta cantidad de anuncios publicitarios. La Ciudad de México tiene un problemática en ese sentido, porque los espacios se los está comiendo la publicidad exterior”, dijo. Y esta ciudad no está lejos, apuntó Negrete Vázquez, “Monterrey según el último censo que nosotros hicimos hay alrededor de nueve mil 760 unidades de publicidad exterior en la ciudad”. Esta constante invasión de publicidad externa sin control se ha notado en gran medida en ciudades como Guadalajara, Monterrey, Puebla, Cancún y Pachuca, entre otras, añadió. Todo esto, indicó, tiene que ver con parabuses, espectaculares, anuncios en los puentes peatonales, mobiliario urbano que sólo sirve para poner publicidad y esto lo que hace es destruir el paisaje urbano como tal. Puntualizó que “estamos hablando de millones de anuncios en todo el país”, sin entrar en detalles, debido a que no existen estadísticas oficiales y confiables por parte de las autoridades en el país. El especialista mencionó que las empresas dedicadas a este tipo de publicidad externa en la República Mexicana reportan ingresos anuales por más de ocho mil millones de pesos. Dijo que únicamente la Ciudad de México, junto con los estados de Yucatán y Chiapas cuentan con leyes específicas para regular este tipo de publicidad, pero sus reglamentos datan de hace más de 50 años.

“No hay una ley federal de publicidad exterior, no hay un reglamento federal de publicidad exterior, solamente un tres por ciento de los municipios del país tienen reglamentos de publicidad exterior “, subrayó. Negrete Vázquez opinó que “aparte de que perdemos el paisaje urbano, estamos recibiendo una gran cantidad de información de manera constante y esto le causa un gran estrés a las personas que ven los anuncios”. También se ha convertido esto en un problema de protección civil y en el caso de la Ciudad de México, se reporta la caída de 20 anuncios espectaculares al año, a veces con consecuencias graves para la población, expresó. Manifestó que dicha fundación opera desde hace cuatro años, con expertos en la materia, y una parte importante de los datos han sido aportados en base a estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).