En la década de 1940, un muchacho dejó esta bicicleta encadenada al árbol porque no le gustaba su bici…el árbol creció y creció hasta dejarnos este resultado: