Distingue cuatro tipos de edificaciones y fija recomendaciones para cada una de ellas

La Xunta da un nuevo paso en su lucha contra el feísimo urbano. El Gobierno gallego presentaba ayer una guía de colores y materiales elaborada por más de 34 expertos que recoge una serie de indicaciones para integrar en el paisaje gallego edificios nuevos o rehabilitados de forma «armoniosa y coherente». El manual —en el que trabajaron durante más de un año 34 profesionales como arquitectos, historiadores o licenciados en Bellas Artes— es el fruto del análisis de más de 3.800 edificaciones en núcleos rurales, urbanos y periurbanos, así como polígonos industriales de las cuatro provincias.

En concreto, la publicación distingue cuatro tipos de edificaciones, cada una con sus recomendaciones concretas. Así, el primer tipo que diferencia es la arquitectura tradicional y su evolución hasta mediados del siglo XX; dentro del que se recomienda emplear para sus rehabilitaciones técnicas tradicionales, piedra en la zona de los muros y carpinterías de madera. En segundo lugar, la arquitectura reciente engloba a toda la construida desde los años 60, con distinciones entre la urbana y la rural. En estos casos, la guía ofrece libertad de materiales y se centra en los colores, que deben ser coherentes con los del entorno en el que se encuentran y, no obstante, se recomienda que tengan acabado mate. La tercera tipología que se recoge son las construcciones aisladas en suelo rústico, y la cuarta las edificaciones industriales. Asimismo, la guía establece también límites máximos de luminosidad y saturación para todos los colores en aras de garantizar la armonía en su conjunto.

Según explicó el presidente de la Xunta durante la presentación del manual en la villa marinera de Redes, los catorce tomos de la publicación están disponibles desde ayer para que toda la ciudadanía gallega asuma estas recomendaciones «como propias». Alberto Núñez Feijóo precisó además que para convertirla en un patrimonio colectivo, se abrirá un proceso de participación con todos los actores del ámbito urbanístico y paisajístico con el objetivo de que todos los implicados —incluidos concellos, colegios y organizaciones profesionales— puedan realizar sus aportaciones.

Directrices del paisaje

Feijóo destacó el esfuerzo de su Gobierno por mejorar el paisaje urbano. En este sentido, el líder del Ejecutivo gallego anunció que antes de que termine 2018 estarán aprobadas las llamadas directrices del paisaje, un documento que —explicó— sustituirá las normas urbanísticas vigentes desde «hace 26 años». Además, la Xunta prevé finalizar en 2019 las recomendaciones en este ámbito para los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes, que abarcan «la inmensa mayoría» del territorio.

El mandatario autonómico concluyó destacando el trabajo en materia de ordenación urbanística y puesta en valor del paisaje que, apuntó, «ayuda a lograr una tierra mejor para vivir y una Galicia más armoniosa». «El respeto al medio natural no tiene por qué ser un freno al crecimiento económico, sino que puede ser un catalizador que lo haga más sostenible y duradero y lo traduzca en más calidad de vida. Esta es la filosofía de la que debe partir el trabajo por una nueva cultura ambiental», sentenció el presidente del Gobierno gallego.