Texto de Eduardo Martínez Pison: