La Corporación insular estudia la posibilidad de instalar lanzaderas de transporte público para organizar circuitos

  El Cabildo de Gran Canaria, a través del trabajo conjunto de varias consejerías, estudia coordinar y organizar la afluencia de visitantes a zonas de interés natural y turístico de la isla, como es el caso de la Caldera de Bandama o el Roque Nublo, con circuitos de transporte público.

  El consejero insular de Medio Ambiente, Miguel Ángel Rodríguez, ha informado en rueda de prensa de que en la Caldera de Bandama se estudiará el volumen de visitantes para prevenir el deterioro del entorno y analizará la posibilidad de instalar lanzaderas de transporte.

  En el caso del Roque Nublo, “se abordará desde una actuación integral de las áreas de Transporte, Turismo y Medio Ambiente”, organizar un circuito circular con cuatro paradas (en Tejeda, Artenara, Cruz de Tejeda y Ayacata) “para que el visitante pueda acceder a estos lugares en transporte público”.

  Además, ha indicado “en la base del Roque Nublo se habilitará una caseta de información y baños” para poder tener “unos servicios mínimos y una atención mejorada para los visitantes”.

  El objetivo de la propuesta circular es servir “de transporte también para los senderistas” que podrán “realizar rutas a través de combinaciones de senderos”.

  Así mismo, ha señalado, que en los Tilos de Moya, Caldera de Bandama y la Degollada de Becerra se incluirá personal específico para informar a la ciudadanía de esos espacios.

  Para ello, Rodríguez ha dicho que se trabaja en la habilitación de puntos de información en la Degollada de Becerra sobre la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria y en activar el “Aula de la Naturaleza de Inagua y el Aula de la Naturaleza de laurisilva” .

  A través de fondos del Fondo de Desarrollo de Canarias, el Cabildo apuesta por reformar casas forestales con poco uso que puedan servir de refugio a las federaciones de montaña, senderistas y al turismo rural.

  Rodríguez ha adelantado también que se prevé la creación de “un sendero de largo recorrido desde La Palmita en Agaete hasta el Faro de Maspalomas”, una ruta que contará con instalaciones públicas y privadas para pernoctar durante el recorrido, algo que “el turismo senderista y los aficionados echan en falta”.