La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria informó de que en cuanto reciba la notificación del Ayuntamiento de Telde sobre la presencia de amianto, material tóxico prohibido en forma de trozos de techos de uralita, en el entorno de la playa de Aguadulce, mandará a un agente de Medio Ambiente a indagar dónde están esos residuos y quién es el propietario del suelo. Aclaran desde la corporación insular que aunque esté dentro del espacio protegido del Sitio de Interés Científico de Tufia, el que tendrá que asumir la limpieza del residuo es el propietario del suelo. El Cabildo velará porque así sea.