Buscar

Adapa Canarias

Defensa del Arbol y Paisaje de Gran Canaria

Medio Ambiente considera que estas construcciones deben mantener un nivel de “coherencia”

La Xunta y la Fundación Juana de Vega presentaron una guía de caracterización e integración paisajista de los cierres de fincas en Galicia, con el objetivo de facilitar los criterios para que estas construcciones mantengan una “coherencia” con el paisaje de la comunidad gallega. La conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, ha participado en la presentación de este guía resultante de la colaboración entre la Xunta y Escuela Gallega de Paisaje de la Fundación Juana de Vega, y en la que expertos en paisaje analizaron las características de las 50 comarcas paisajísticas.
A través de este trabajo, destacó la conselleira, se contabilizaron 11 millones de parcelas agrícolas repartidas entre 1,6 millones de propietarios catastrales y con una superficie media de 0,25 hectáreas por parcela. En la presentación, Mato reseñó que elaborar una guía de estas características en Galicia no es una tarea sencilla, porque el rural gallego “es una suma de micromundos”.

Acorde con el entorno:
Asimismo, explicó que la guía, además de criterios paisajistas, incluye los “contenidos necesarios” para que aquellos cierres nuevos -o la mejora de los ya existentes- “se realicen de manera coherente” con el paisaje gallego. Entre los criterios de integración paisajística destaca, como aspiración general, la búsqueda de la sutileza, mediante la elección de un material adecuado y acorde al contorno.
Como criterios específicos, la guía incluye, entre otros, la recomendación de no realizar cierres en zonas donde el paisaje agrícola y la presencia de muros fractura la imagen e identidad, priorizando en estos casos el uso de poste metálico o de madera. En general, la Xunta recomienda la utilización de vallados vegetales o sebes para el cierre de fincas, en base a los efectos positivos para el paisaje.
Mato explicó que la consellería, a través del Instituto de Estudos doTerritorio, seguirá los criterios de la guía sobre todo a la hora de emitir los informes sectoriales en materia de paisaje y también en los informes sobre los planes generales de ordenación municipal.
La guía, cuyo ejemplar se remitirá a todos los ayuntamientos de Galicia, también hace un repaso por las características más destacadas de los cierres tradicionales de la geografía gallega. Los trabajos previos dieron como resultado la clasificación de casi 1.700 vallados tradicionales en tres grandes grupos de cierres: los formados por materiales vegetales, los de piedra y las soluciones mixtas.

 

El director del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo de Gran Canaria ha comparecido a título particular para denunciar la campaña “de acoso y derribo” que dice estar sufriendo

Un informe de BirdLife International advierte de que el pinzón azul de Gran Canaria está "en peligro".

El veterinario Pascual Calabuig ha acusado a funcionarios del Servicio de Biodiversidad del Gobierno canario de “boicotear” el trabajo para la recuperación del pinzón azul de Gran Canaria realizado durante años por el Cabildo, movidos “por celos profesionales patológicos”.

Calabuig dirige desde hace años el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo de Gran Canaria en Tafira y varios de sus programas más importantes, pero ha comparecido a título particular en el Colegio de Veterinarios de Las Palmas para denunciar exclusivamente en su nombre, en una conferencia, la campaña de “acoso y derribo” que dice estar sufriendo.

El veterinario grancanario responsabiliza de lo ocurrido a las diferencias que mantiene desde hace décadas con un funcionario del Gobierno de Canarias y, sobre todo, al fracaso que cosechó el equipo de este en su intento de criar en cautividad pinzones azules de la especie de Gran Canaria con apoyo de los fondos europeos Life.

Pascual Calabuig ha subrayado en su exposición que, tras once años, aquel primer programa de reproducción en cautividad del pinzón azul dirigido desde el Gobierno de Canarias solo pudo criar un pollo, por lo que sus responsables llegaron a concluir que esos pequeños pájaros -en peligro de extinción en el caso de la especie grancanaria- no podían tener descendencia si no era en condiciones de libertad, debido a “razones inherentes” a la especie.

Sin embargo, cuando el programa pasó del Gobierno de Canarias al Cabildo de Gran Canaria, se consiguieron reproducciones al primer intento e, incluso, fue posible liberar ejemplares que han formado su propia colonia de pinzones azules en los pinares de la cumbre.

Calabuig sostiene que el anterior equipo cometió varios errores: el primero, elegir mal el emplazamiento para la cría, y el segundo y principal, administrar a sus parejas un medicamento para evitar que contrajeran un parásito (coccidios) sin reparar en que tenía un efecto secundario demoledor para sus propósitos, los esterilizaba.

Sin embargo, el veterinario sostiene que el boicot que él percibe a su trabajo por parte del Servicio de Biodiversidad del Gobierno canario viene de antes y estaba premeditado, como demuestran, desde su punto de vista, situaciones que se produjeron cuando la comunidad autónoma traspasó al Cabildo el programa.

En ese momento, ha relatado, los anteriores gestores del programa de cría en cautividad del pinzón azul grancanario solo entregaron al Cabildo hembras, pero no los machos, que fueron liberados, a pesar de tratarse de animales que llevaban años en cautividad y probablemente ya no se adaptarían a sobrevivir a la naturaleza.

“¿Se puede criar solo con machos?”, se ha preguntado Calabuig, que sostiene que ese hostigamiento siguió después con decisiones que pretendieron impedir ensayar la cría con pollos jóvenes capturados en Inagua, ayudados por parejas de cría ya asentadas y traídas de Tenerife, que obraban a modo de “tutores”.

Siempre según su versión, el boicot continúo cuando el equipo del Cabildo consiguió hasta 24 pollos nacidos un mismo año, en forma de permisos de suelta que se denegaban o que no llegaban a tiempo.

Calabuig ha reconocido hoy que liberaron pollos de pinzón azul en la cumbre de Gran Canaria sin contar todavía con los permisos porque se les pasaba el momento propicio (por su edad y por la estación del año) para hacer. “Y gracias a ello tenemos hoy pinzones en la cumbre de Gran Canaria, que se han asentado en los pinares y crían”.

El veterinario ha subrayado que todo esto le ha costado expedientes y castigos que ha ido ganando en los tribunales, con sentencias como la que revocó la modificación de la relación de puestos laborales del Cabildo de Gran Canaria que le apartó del programa de cría del pinzón, por apreciar “desviación de poder”.

Pascual Calabuig ha defendido que quienes le acosan malgastaron dinero de los presupuestos de Canarias y del fondo europeo Life por no dejarse asesorar y, después, provocaron algo que, a su juicio, debería ser delito: que no se pudieran liberar los pollos criados para intentar recuperar una especie que a día de hoy tiene una población muy reducida (de 300 a 350 ejemplares).

Uno de los últimos de los ataques, siempre según su versión, logró poner en su contra la pasada legislatura a los responsables de la Consejería Medio Ambiente del Cabildo: cuando le acusaron de liberar ejemplares sin la suficiente variación genética, porque se les había “colado” un cruce entre dos pájaros emparentados.

Sin embargo, ha subrayado que tiene la satisfacción de que un estudio publicado recientemente por el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oslo ha demostrado que los 24 ejemplares liberados en 2012 tenían una diversidad genética de 8 en una escala del 1 al 10. “Es decir, había más diversidad en ellos que la que puede encontrarse en la colonia de Inagua (el último reducto natural durante años de los pinzones azules en la isla)”, ha enfatizado.

Pascual Calabuig ha opinado que todas estas maniobras tienen como fin último cerrar el centro de cría de pinzón azul que existe en Gran Canaria, que se pretende dar por “amortizado”.

 

 

  En ADAPA Canarias estamos convencidos/as que todas las disciplinas son fundamentales para salva-guardar nuestro paisaje, especialmente con la arquitectura sostenible…

Siete medidas esenciales para construir un edificio sostenible

Arquitectura para la mitigación del cambio climático

  El sector de la construcción es el causante de una gran parte de las emisiones de CO2 totales. Algunos informes hablan del 36% otros hasta del 50%, en cualquier caso es mucho peso para un solo sector. Los arquitectos somos los responsables de tomar medidas para desarrollar una arquitectura que minimice la contaminación en general y, especialmente la del CO² o gases equivalentes causantes del cambio climático. Podemos desarrollar una arquitectura que neutralice el CO², lo absorba e incluso lo reduzca. En la actualidad, ya existe tecnología para reducirla y si edificamos con una visión sistémica y largoplacista utilizándola, resultará más económica. Pero para alcanzar este cambio de mentalidad es necesario que todos los actores implicados: políticos, promotores, constructores y arquitectos, tengamos conciencia de ello.

Cualquier proceso industrial genera un impacto, y más la arquitectura por la cantidad de kg de material que requiere para la construcción y por la cantidad de kw/h que necesita para su uso. Sin embargo, se pueden realizar una serie de medidas para que un edificio sea un ejemplo de arquitectura que mitigue el cambio climático.

Propongo siete medidas esenciales para un edificio de estas características:

1/ EDIFICIOS ENERGÍA CASI NULA. Lo que no se consume no hay que producirlo y por lo tanto no provoca impacto. La principal estrategia de la arquitectura sería ir hacia el diseño de edificios que en su etapa de uso gasten lo mínimo posible. La normativa ha avanzado mucho en este aspecto y tienden hacia estándares como el Passivhaus, estándar de construcción nacido en Alemania en 1991 para Edificios de Energía Casi Nula. Este patrón es el objetivo al que miran ya muchas normativas de la directiva Europea para su aplicación en la edificación.

La sostenibilidad también es belleza

Arquitectura para la mitigación del cambio climático

OJOVIVO (PAULA ARROYO)

2/ CONSUMO 100% RENOVABLE. El edificio debe tener una conexión con una comercializadora de energía renovable con un certificado de CERO emisiones de CO².

3/ PRODUCCIÓN RENOVABLE. El edificio debe ser prosumidor, es decir consumidor y productor de energía conectado a una red que funcionará como batería distribuidora. De esta manera se desarrolla un sistema de generación energético más distribuido y no tan centralizado.

Energía y conectividad deben ir de la mano con regulaciones de balance neto. Esto actualmente en nuestro país no es posible gracias a la nefasta visión de nuestros gobernantes actuales y su política energética: pobre, contaminante y cortoplacista.

De momento, tenemos que ir hacia instalaciones dimensionadas según consumos pico en los momentos de máxima producción energética para favorecer el consumo instantáneo y no perder económicamente la energía en la red.

4/ ENERGÍA GRIS Y ANÁLISIS DE CICLO DE VIDA. A medida que reducimos el impacto de CO2 en el uso del edificio con estrategias de edificios Passivhaus y con contratos con comercializadoras de energías renovables, el CO² emitido en la construcción de los edificios empieza a tener importancia, este CO² debemos minimizarlo utilizando materiales que tengan menos emisiones y preferiblemente reciclados. Para ello es importante empezar a trabajar con DAPs (Declaraciones Ambientales de Producto) donde venga reflejada la información medioambiental de cada producto.

5/ COMPENSACION CO². Las toneladas de CO² que se producen en la construcción de un edificio deben ser equilibradas a través de alguno de los diferentes programas de compensación. Es necesario que seamos conscientes de la contaminación que producimos y la debemos minimizar con materiales de bajo impacto, pero también debemos empezar a compensar las emisiones de CO2 que producimos.

6/ ABSORCION DE CO². Además, la introducción de biodiversidad vegetal dentro del proyecto, bien a través de cubiertas vegetales y fachadas vegetales produce varios efectos positivos. Entre ellos está la capacidad de absorber CO2 del entorno en función de las especies vegetales que se implanten.

Si hacemos bien las 6 medidas anteriores podremos decir que estamos ante un edificio CEROCO2 e incluso un edificio MENOSCO2 si es capaz de absorber CO2. Por lo tanto también podremos decir que es un edificio que es capaz de tomar medidas para mitigar el cambio climático.

7_BELLEZA. Hablar de arquitectura para la mitigación del cambio climático, además de todo lo anterior, hay que hablar de belleza. Estas construcciones tienen que emocionar, tiene que cuidar a las personas, tienen que ser saludables, tienen que transcender a las modas y a la cultura del espectáculo. En fin debe ser un edificio bello, la arquitectura sostenible no puede perder la esencia de la arquitectura por la justificación de la necesaria sostenibilidad de los edificios. Como dice Anna Heringer la sostenibilidad también es belleza, y si perdemos o anulamos la creatividad, la capacidad de emocionar, la poesía de la arquitectura, nos quedaremos simplemente en construcciones sostenibles, un avance pero no el objetivo hacia el que debe tender la arquitectura.

  Que importante es la transversalidad en las gestiones públicas ya que la dinamización de un área puede ser el detrimento de otra… en este artículo se plasma muy bien cómo el beneficio del sector servicios perjudica enormemente la estética del paisaje, que en este caso se trata de los Conjuntos Históricos…en ADAPA Canarias, queremos invitarte a una reflexión:

  Las terrazas en entornos como los de El Toscal o Los Hoteles, necesitan de autorización del Cabildo. ANDRÉS GUTIÉRREZ

La modificación de la ordenanza de Paisaje Urbano, aprobada por el Ayuntamiento de Santa Cruz en el último Pleno, viene a flexibilizar una norma sobre todo en lo referente a la instalación de terrazas en la ciudad. Esta es la segunda modificación que sufre desde su aprobación, permitiendo que se usen aparcamientos para poner terrazas, reducir las dimensiones de los elementos exigidos y algunas otras medidas que facilitan la instalación.

Sin embargo, esta última modificación no cuenta con el beneplácito del área insular de Patrimonio Histórico, la que en un informe, tira de las orejas al Ayuntamiento, y más concretamente al área de Infraestructuras, por no haber tenido en cuenta cómo pueden verse afectados los elementos con el título de Bien de Interés Cultural (BIC) del municipio. “No se efectúa alusión alguna al régimen jurídico de los BIC, ni a la legislación de aplicación sobre los mismos. No se concreta la obligación de contar con la autorización del Cabildo para la realización de obras y usos en su límites”.

Recuerda el Cabildo que cualquier obra que se hagan dentro de un BIC deberán contar con esa autorización “tanto si se trata de inmuebles con valor patrimonial como carente de él”. Y es que toda terraza que se instale en El Toscal o el Antiguo Santa Cruz o el barrio de Los Hoteles, todos con el título de BIC en la categoría de conjunto histórico, necesitan de ese permiso y, parece que la ordenanza, no lo recoge de manera expresa. Según el Cabildo, la ordenanza tampoco ha tenido en cuenta disposiciones de obligado cumplimiento en los Conjuntos Históricos como que cualquier tendido de cable debe ser soterrado o que se prohíben las vallas publicitarias en todo el Conjunto Histórico. 

Durante el Pleno, el concejal y portavoz socialista, José Ángel Martín, llamó la atención sobre este informe del Cabildo, recordándole al concejal de Infraestructuras, José Alberto Díaz-Estébanez, que “usted aprueba aquí cosas que el Cabildo le puede echar para atrás como por ejemplo las terrazas en entornos de fachadas protegidas o la publicidad en los cascos históricos”.

Díaz-Estébanez defendió la flexibilización alegando que precisamente la rigidez de la norma la hacía casi imposible de aplicar y que, en todo caso, los criterios del área insular de Patrimonio, “no es el mejor ejemplo de agilidad administrativa de la Isla, por lo que no va a imponer su opinión”.

En nuestra asociación ADAPA Canarias, estamos totalmente en contra del uso de glifosato. Consideramos importante que la población conozca las dimensiones de este producto tal perjudicial no sólo para el paisaje sino para los seres vivos que habitan en él, incluyendo a las personas…

Prohibición del glifosato y protección de las personas y del medio ambiente frente a los pesticidas tóxicos

Apelamos a la Comisión Europea para que proponga a los Estados miembros la prohibición del glifosato, la reforma del procedimiento de aprobación de pesticidas y el establecimiento de objetivos de reducción del empleo de pesticidas de carácter vinculante en toda la UE.

Prohibir los herbicidas basados en el glifosato, ya que la exposición a esta sustancia se ha relacionado con el cáncer en humanos y con la degradación de ecosistemas; garantizar que la evaluación científica de los pesticidas sometidos a aprobación reglamentaria en la UE se base exclusivamente en estudios publicados y encargados por las autoridades públicas competentes, y no por la industria de los pesticidas; establecer objetivos de reducción del empleo de pesticidas de carácter vinculante en toda la UE, con vistas a un futuro libre de pesticidas.

¿Por qué es importante?

¿Sabías que tu cuerpo podría contener un químico venenoso y potencialmente carcinógeno? [1, 2] Esto se debe a que nuestros alimentos son tratados con esta sustancia. De hecho, los científicos han encontrado restos del peligroso químico glifosato en la orina de casi una de cada dos personas [3]

El glifosato es un pesticida de uso generalizado. Lo encontramos en todos lados, desde la comida hasta en los jardines. La OMS lo ha catalogado como “probablemente carcinógeno”. Además, resulta muy nocivo para las plantas y los animales. En pocas palabras: los efectos de este pesticida son nefastos.

  En verano de 2016, después de una larga campaña impulsada por cientos de miles de europeos, la Comisión Europea no consiguió renovar por 15 años la licencia al glifosato y tuvo que conformarse con una breve renovación de 18 meses. Todo un gran logro, teniendo en cuenta la intensa actividad de los grupos de presión de la industria química. Pero los grandes fabricantes de herbicidas, como Monsanto, siguen presionando para proteger sus beneficios. Con sus acaudalados bolsillos pagan “estudios” y opiniones “de expertos” para demostrar que su producto es seguro.

  El 3 de julio, hicimos llegar a las autoridades competentes las 1.320.517 firmas de nuestra Iniciativa Ciudadana Europea contra el glifosato. Seguimos recogiendo firmas para incrementar la presión en nuestros representantes políticos antes de que se tome la decisión final. Se espera que la primera votación sobre la autorización del glifosato por otros 15 años tendrá lugar en otoño.

Nosotros, la ciudadanía europea, sabemos lo que significa el empleo constante del glifosato: personas enfermas, animales muertos, suelos sin vida y pérdida de biodiversidad. Ante la sorpresa de Monsanto, nuestra Iniciativa Ciudadana Europa ha superado con mucho los objetivos marcados. Pero la lucha no ha terminado, de hecho no ha hecho más que empezar.

¡Firma y comparte para lograr prohibir el glifosato en Europa de una vez y para siempre!

Referencias

[1] Este químico se llama glifosato y es una de las sustancias activas más utilizadas en los pesticidas de todo el mundo.

[2] La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica el glifosato como “potencialmente carcinógeno”. http://sustainablepulse.com/2015/07/30/who-publishes-full-probable-human-carcinogen-report-on-glyphosate/#.Vje-Ja6rT-Y

[3] Encuentran glifosato en la orina de las personas en toda Europa. https://www.foeeurope.org/weed-killer-glyphosate-found-human-urine-across-Europe-130613

 

Fasnia-Fiesta del Árbol

La primera “Fiesta del Árbol” celebrada en el planeta tuvo lugar en Villanueva de la Sierra (Cáceres) en 1805, por iniciativa del cura párroco, como gesto oportuno para conmemorar el valor de la libertad, tras lo destruido que quedaron los montes del norte de Cáceres por las batallas libradas entre las tropas locales y las francesas de Napoleón Bonaparte. En Canarias, la primera “Fiesta del Árbol” se celebró en Las Palmas de Gran Canaria el 29 de abril de 1902, por iniciativa del periodista don Francisco González Díaz, conocido como el “Apóstol del árbol”; fue organizada por la Asociación de la Prensa, ante la inacción de las instituciones públicas, de lo que se quejó su impulsor. El 6 de diciembre de ese mismo año también se celebró en Santa Cruz de Tenerife. El auge que fue adquiriendo esta celebración a lo largo del Estado español, determinó la publicación en 1915 del Real decreto nº 10, de 5 de enero, “declarando obligatoria la celebración anual de una Fiesta del Árbol en cada término municipal”. Pero ello no determinó su efectiva puesta en práctica, pues serían muy contadas las localidades canarias que cumplieron lo establecido en dicha disposición; entre ellas recordamos, además de ambas capitales, Teror, Arucas, Santa María de Guía, Gáldar, Moya, Telde, Santa Brígida, La Laguna, La Orotava, Icod de los Vinos, Güímar, Guía de Isora, Fasnia, Arrecife de Lanzarote, etc.

En el presente artículo nos vamos a ocupar de la “Fiesta del Árbol” celebrada en Fasnia el 10 de marzo de 1929, que fue organizada por el Ayuntamiento y los maestros nacionales de la localidad, en la que se pudo apreciar la sensibilidad que por entonces tenían los docentes y las autoridades locales por la educación y el medio ambiente. Su promotor fue el recordado maestro, político socialista, sindicalista y poeta don José Galán Hernández, por entonces al frente de la escuela de niños de La Zarza y concejal del Ayuntamiento. El objetivo era doble, por un lado educativo, dirigido a los niños de las escuelas, y por otro ecológico, para concienciar a la población en general sobre la necesaria protección del medio ambiente, a través de la conservación de los árboles y la cubierta vegetal, especialmente en municipios áridos y deforestados, como era el caso de Fasnia…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FIESTA DEL ÁRBOL EN FASNIA-1929

Nos complace comunicaros que la Asociación Forestal de Soria ha sido distinguida con la tercera edición del “Elinor Ostrom Award”, por el trabajo que viene desarrollando en defensa de los montes de socios.
Este premio, es el máximo reconocimiento que a nivel mundial se otorga a instituciones, administraciones o particulares que ejercen una labor relevante de defensa de los bienes comunes y de su gobernanza.
El premio se concede en memoria de la que fue Nobel de Economía, la politóloga estadounidense Dña. Elinor Ostrom (1933-2012), quien con su trabajo a lo largo de 30 años consiguió no sólo superar el enfrentamiento conceptual entre lo público y lo privado, reconociendo el concepto de “bienes comunes” y visibilizando su especificidad, sino también demostrar que cuando la gestión de los bienes comunes se desarrolla por sus propios interesados a través de modelos de gobernanza claros y democráticos, esta gestión es mucho más eficiente, contradiciendo así años de tradición económica en los que se venía sosteniendo que los grupos humanos por sí mismos, eran incapaces de gobernar de forma sostenible sus bienes.


En nuestro caso, el trabajo que desarrollamos en favor de los montes de socios, consiste en recuperar, visualizar y posicionar en el siglo XXI una forma colectiva de propiedad nacida a raíz de los procesos desamortizadores de finales del siglo XIX.
Una de las grandes innovaciones que la Asociación Forestal de Soria ha aportado con su trabajo de recuperación de este tipo de espacios forestales, es el concepto de comunidad local sobre el que estas fórmulas comunales toman cuerpo en los tiempos actuales, apostando por un nuevo modelo, en el que participan tanto las personas todavía residen en los pueblos como las que viven fuera de ellos pero que se sienten vinculadas a los mismos. Este acercamiento rural – urbano, además de aportar un elevado número de efectivos a los modelos comunales (son habituales los pueblos con menos de 10 habitantes pero cuyo comunal está formado por varios cientos de personas) y de favorecer la equidad y la integración igualitaria de todo tipo de perfiles sociales como mujeres, jóvenes o colectivos en riesgos de exclusión, garantiza la propia persistencia del comunal, su rejuvenecimiento, y además enriquece el modelo de gobernanza al aportar diferentes visiones y formas de entender las relaciones entre las personas y los recursos naturales, convirtiendo a los espacios rurales en “territorios de oportunidades”.
El trabajo desarrollado por la Asociación Forestal de Soria también ha permitido demostrar uno de los grandes postulados de Elinor Ostrom, constatando que cuando se hace un buen trabajo de preparación, de formación y de acompañamiento, las comunidades son capaces de manejar y gestionar sus recursos de forma autónoma.
El trabajo conseguido desde la iniciativa “Montes de Socios”, y especialmente en contextos de alta despoblación, se alinea perfectamente con otra de las máximas de la Nobel de economía, al maximizar la importancia de las comunidades humanas, en este caso a través de las Juntas Gestoras, configurándolas en pilares de la conservación del medio rural.


El hecho de que la Asociación Forestal de Soria haya sido reconocida con esta máxima distinción internacional por su trabajo de recuperación y defensa de los montes de socios en España, es una gran noticia no sólo para los montes de socios, sino también para todas los pueblos, sistemas locales y fórmulas comunales todavía vigentes en nuestro país.
Como sociedad avanzada y en pleno siglo XXI tenemos que pararnos a pensar el futuro que queremos proporcionar a las zonas rurales. Consentir su desaparición nos empobrecerá como país, y nos generará un problema en términos económicos, ecológicos y sociales.
La Asociación Forestal de Soria, a través de la fórmula de las “Juntas Gestoras” ha puesto sobre la mesa un modelo efectivo para rescatar del abandono los montes de socios y para lograr la vertebración y el desarrollo de muchos pueblos de montaña.
Los montes de socios ocupan hoy en España una superficie aproximada de 1,5 millones de hectáreas afectando a varios cientos de miles de personas. Nuestra realidad es sólo la punta del iceberg de lo que son los modelos comunales en nuestro país: donde la mayor parte de los terrenos de pastos son comunales, donde la pesca de bajura está configurada por más de 200 cofradías, donde las sociedades de cazadores gestionan 6,4 millones de hectáreas, donde aún se mantienen varios miles de sociedades de riego, donde todavía existen 3.000 montes vecinales en mano común, o donde gran parte de los terrenos municipales conservan vínculos de gestión con sus respectivas sociedades vecinales.
Por todos ellos y por las más de 15.000 personas que actualmente configuran la iniciativa montes de socios, la concesión de este premio nos llena de especial satisfacción, y nos hace mantenernos fieles con nuestro propósito de convertir a los espacios forestales en elementos dinamizadores del medio rural.
La concesión de este galardón, considerado el Nobel de Defensa de los Comunes, hace que necesariamente nos acordemos de nuestros antepasados, quienes con un gran esfuerzo fueron capaces de recuperar estos territorios y, a lo largo de generaciones, conservar el patrimonio natural del que hoy somos depositarios. De aquellas raíces vienen hoy estas ramas.
Queremos agradecer a todos los pueblos de España implicados en esta iniciativa la confianza que han depositado en nuestra organización para constituir sus respectivas Juntas Gestoras.
También queremos especialmente dar las gracias al Ministerio de Medio Ambiente, a la Junta de Castilla y León y a la Diputación Provincial de Soria por el apoyo que siempre nos ha ofrecido, así como a las CCAA del Principado de Asturias, Castilla la Mancha, Extremadura y Aragón, por su sensibilidad y trabajo en pro de la recuperación de los montes de socios.
De igual manera nos queremos acordar de las personas que desde la Universidad y desde el Colegio de Ingenieros de Montes, desde hace años, vienen ofreciendo soporte académico y profesional a nuestro día a día; así como de las personas y entidades públicas y privadas que en la medida de sus posibilidades nos han ofrecido ayuda para hacer posible este trabajo.
Y cómo no, agradecer a Ashoka España, por habernos nominado a esta convocatoria y por el trabajo que desarrollan fomentando el emprendimiento social en nuestro país.
La entrega del galardón tendrá lugar el próximo mes de julio en Utrecht (Holanda), en el marco de la XVI Conferencia Internacional de Estudio de los Comunes.

Nuestro compañero y miembro de ADAPA Canarias, Carlos Velázquez, una de las figuras claves en la extinción del incendio de 2007. Ahora, tras muchas lecciones aprendidas, lo fundamental es la implicación de toda la ciudadanía en prevenir los incendios, especialmente en estas fechas…

  El coordinador forestal y director de extinción hizo el siguiente símil: «Tenemos un dispositivo con una infantería, que son nuestros combatientes, la caballería, que son las autobombas, la aviación, que son los helicópteros y nos falta un destacamento importante que son los zapadores», contó.

Carlos Velázquez fue muy explícito al calificar el combate de los incendios forestales como una «gran guerra». El coordinador forestal y director de extinción hizo el siguiente símil: «Tenemos un dispositivo con una infantería, que son nuestros combatientes, la caballería, que son las autobombas, la aviación, que son los helicópteros y nos falta un destacamento importante que son los zapadores», contó. «Es el grupo que facilita el avance de nuestras tropas y dificulta el del enemigo. Haciendo una comparativa, nuestros zapadores serían los agricultores que cultivan terrenos que son cortafuegos, los pastores que abren el matorral para que a las llamas les cueste más y los ciudadanos que limpian los 15 metros alrededor de sus casas. Si no se hace eso, el incendio corre a mucha velocidad y es imposible cortar su avance. No nos hace falta más infantería, caballería ni aviación, sino más zapadores», explicó para ahondar en el interesante campo de la apuesta por la prevención.

En los grandes incendios forestales, ahondó Didac Díaz, «la gente se cree que los pueden apagar los bomberos y actualmente no hay ningún sistema de extinción en el mundo que los pueda sofocar por más helicópteros, hidroaviones y gente especializada que haya. Tienen un comportamiento propio brutal y no se pueden parar y por eso necesitamos la complicidad y ayuda de la población rural y urbana», dijo. Por eso, ambos insistieron en que se debe de hacer más labor de prevención: «La gente se cree que nosotros no dejamos cortar pinocha, cortar monte para los animales… y eso no es cierto porque justamente estamos promocionando estas actividades para prevenir los incendios forestales».

Las periferias urbanas son espacios frontera, a medio camino entre los núcleos urbanos y los paisajes rurales o rústicos, que a menudo se convierten en pasto de la degradación ambiental o de los usos residuales. El Plan Insular de Ordenación (PIO) autoriza dar incentivos urbanísticos a sus propietarios a cambio de que no los abandonen.

Los suelos situados en las periferias de los grandes núcleos urbanos acaban pareciendo tierra de nadie. No les dejan edificar, porque mantienen la calificación de suelo rústico, pero están tan próximos a suelo urbano que, una vez desaparecida la actividad productiva a la que inicialmente eran destinados, acaban siendo abandonados por sus propietarios, o los usan como espacio para el acopio de residuos, o como cocheras improvisadas.

El nuevo PIO, que busca adaptarse a la Ley de Directrices y a la del Turismo y que ahora está en trámites para la que sería su segunda aprobación inicial, pone el acento en la mejora de los paisajes de la isla y, con esa idea, focaliza su mirada en las periferias urbanas, convertidas a menudo en focos de degradación paisajística.

El PIO los considera espacios frontera que trata de regular con unos principios normativos generales que han de inspirar las determinaciones que para esos enclaves fijen los planeamientos urbanísticos municipales. El fin que persigue es evitar su degradación mientras espera a que la ciudad los absorba como parte de su tejido urbano. ¿Cómo? Dando algún tipo de aprovechamiento urbanístico a sus dueños para compensarles el esfuerzo de no abandonar las parcelas ni la actividad productiva que desarrollan.

Ahora bien, esta fórmula de regulación, introducida casi como una prueba piloto, quedará circunscrita y limitada a cuatro puntos de la isla: la zona de Los Llanos de Quintana, entre Guía y Gáldar; El Tablero, en San Bartolomé; la franja que queda entre Vecindario, en Santa Lucía, y el Cruce de Arinaga, en Agüimes; y el suelo situado a medio caballo entre el casco de Telde y la costa.

Perímetro urbanizable. Según señalan fuentes técnicas de Política Territorial del Cabildo, lo que se pretende es contribuir a un crecimiento pautado de los núcleos urbanos a través de esos espacios frontera. Y entre las medidas para hacer posible esa expansión progresiva y no brusca, el PIO contempla la posibilidad de que los planes municipales permitan un aprovechamiento urbanístico gradual de los propietarios de esos suelos.

Por ejemplo, se dará pie a que mientras el dueño mantenga la actividad productiva, que suele ser agrícola, pueda recibir como compensación la clasificación de suelo urbanizable de una parte de la parcela. También se fija como criterio que a aquellos propietarios que han mantenido el suelo en explotación hasta el momento en que es absorbido por el crecimiento del tejido urbano, se le atribuya mayor aprovechamiento edificatorio en contraprestación por el cese de la actividad productiva. En cambio, cuando las piezas agrícolas en estos espacios frontera fuesen residuales o no productivas en el momento de pasar a urbanizables o a suelo no consolidado, pasarán a ser de titularidad pública con el uso preferente de espacio libre de tal forma que a la hora de calcular el valor de la expropiación no se le reconocería productividad alguna.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: