Buscar

Adapa Canarias

Defensa del Arbol y Paisaje de Gran Canaria

Texto de Eduardo Martínez Pison:

El 75% del territorio español está en riesgo de desertificación y los embalses apenas llegan al 37% de su capacidad

Existen más de un millón de pozos ilegales que explotan las aguas subterráneas

La sequía de la década, no del siglo

España es ya el país más árido de Europa. Es también el lugar con mayor riesgo de desertificación, con un 75% de su territorio amenazado. 2017 está siendo uno de los años más secos de las últimas décadas. De momento, la primavera ha sido la más seca desde 1965, un 23% debajo de la media, según la Agencia Estatal de Metereología. Y las previsiones para el otoño tampoco son demasiado buenas. A día de hoy, las reservas de agua embalsada apenas llegan al 37% de su capacidad. Sus impactos, serán globales.

Así lo detalla Greenpeace en el informe Sequía, algo más que falta de lluvia, en el que se analiza la grave sequía actual de manera global. Además de la falta de precipitaciones, la organización ecologista quiere poner el foco en que la mala gestión del agua y el despilfarro también son los culpables de la actual escasez de agua y demanda medidas urgentes que prevean y mitiguen los efectos de la sequía.

“A la actual falta de precipitaciones se le ha sumado la pésima gestión del agua que se ha hecho en los años de bonanza hídrica. Una total falta de previsión para afrontar periodos secos, como el actual, que se dan cíclicamente en nuestro territorio, señala Julio Barea, responsable de la campaña de Aguas de Greenpeace. “Pero parece que el que sea algo habitual tampoco sirve para prevenir. Seguimos viviendo como si la península ibérica fuera rica en agua. Una muestra: hace escasamente una semana se anunciaba la construcción de la mayor playa artificial de Europa en Guadalajara”, sentencia.

Desde hace una década, España se ha comprometido a aplicar la Directiva Marco del Agua (DMA), herramienta fundamental para hacer frente a las sequías. Su principal objetivo es la protección y conservación de la calidad ambiental de todas las aguas (ríos, acuíferos, humedales, lagos y aguas costeras).

Sin embargo, el Gobierno sigue utilizando las sequías como justificación para no aplicar la DMA y hacer excepciones a la misma. Un ejemplo es el nuevo Pacto Nacional por el Agua, que pretende justificar nuevas e insostenibles obras hidráulicas. Pero seguir infringiendo la DMA no hará sino incrementar la vulnerabilidad frente a las sequías, según denuncia Greenpeace.

La agricultura está sufriendo ya inmensas pérdidas económicas y en cosechas. Este sector emplea el 84,3% del agua en España, según los últimos datos del INE. El 15,7% restante se destina al abastecimiento humano y a los usos industriales. Este consumo hace a la agricultura, especialmente la de regadío, muy vulnerable a las sequías y la escasez de agua. Y es que, a pesar de que un 75% del territorio se encuentra en zonas susceptibles de sufrir desertificación, la política agraria ha apostado por una agricultura de regadío excesiva.

La búsqueda de agua para los dueños de los regadíos ha provocado la extracción de las aguas subterráneas, que conlleva a su vez una sobreexplotación ilegal e indiscriminada de aguas subterráneas. El Ministerio de Medio Ambiente reconocía en 2006 más de 510.000 pozos ilegales. Según sus cálculos, extraían ilegalmente el equivalente al consumo medio anual de una población de 58 millones de habitantes. Sin embargo, en los últimos datos de 2017 del Ministerio de Agricultura está cifra se eleva a más de un millón de pozos, “aunque no se dan las cifras oficiales para no alarmar a la población”, tal y como reconocen. Por todo esto, Greenpeace estima prioritario el cierre de pozos y extracciones no autorizadas.

El medio ambiente también está sufriendo las consecuencias de la falta de agua. En los ecosistemas acuáticos, se ha observado un crecimiento en la mortalidad de los peces, un aumento de especies invasoras y cambios en el número y la composición de las poblaciones marinas, según la organización ecologista. Además, la sequía afecta a la fauna salvaje de mamíferos, aves y reptiles, reduciendo las fuentes de abastecimiento de agua, produciendo desplazamientos a nuevas zonas, reduciendo la reproducción e incluso produciendo la muerte de algunos individuos.

Por otro lado, los incendios han evolucionado con el cambio del clima. El 96% de ellos con causa conocida están provocados por el ser humano, por lo tanto el clima no explica su origen, pero sí condiciona el estado de la vegetación que es el combustible con el que se alimenta el fuego. En situaciones de sequía, la vegetación está deshidratada, con lo que es más rápido y fácil que arda. Por tanto, en los periodos de sequía, los bosques se enfrentan a los incendios en una situación de máxima vulnerabilidad.

Otro de los impactos que más alarma crea la sequía es la la falta de agua para abastecimiento de poblaciones. Durante los periodos secos, decenas de pueblos e incluso ciudades se quedan sin agua y deben abastecerse mediante camiones cisternas o agua aportada por barcos. En 2017, afirman en el informe, al menos 124 poblaciones españolas han tenido o tienen algún tipo de restricción en su agua de abastecimiento.

Asimismo, la escasez de agua en los embalses ha reducido la producción de energía hidroeléctrica, especialmente en los meses más demandados (enero, junio y julio). La electricidad que no se produce con el agua embalsada, en lugar de sustituirse con energías renovables, se está supliendo con carbón y gas. Esto conlleva un aumento de gases de efecto invernadero, además de un incremento del coste anual de generación de electricidad, pues son las tecnologías más caras.

Greenpeace trabaja para acelerar el cierre de las centrales térmicas de carbón y nucleares así como la construcción de un sistema energético 100% eficiente, inteligente, renovable y en manos de las personas. “Pero para eso, el Gobierno de España tiene que dejar de boicotear las políticas europeas en materia de energías renovables y abandonar el real decreto con el que quiere impedir que se cierren las centrales térmicas”, afirma Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Energía y cambio climático.

En relación a la salud, las sequías pueden provocar problemas respiratorios, sobre todo en grandes urbes donde los niveles de contaminantes por el tráfico se concentran. En Madrid, por ejemplo, estos niveles han superado ya el límite saludable para respirar. La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) estima que cada año mueren 31.000 personas en España debido a la contaminación atmosférica en las grandes ciudades.

Por todo ello, Greenpeace considera fundamental una gestión de los recursos hídricos que se anticipe y prevea las sequías, permitiendo mitigar sus efectos negativos, tanto ecológicos como socioeconómicos. “Se trata de un reto en el que todas las personas debemos trabajar conjuntamente. Porque, la sequía ha venido para quedarse”.

 

 

El aumento de espacios verdes en las ciudades y la mejora de los elementos en los parques ayudan a moderar el efecto ‘isla de calor’ urbana y, por tanto, a elevar el confort térmico de los usuarios. Así lo revelan las simulaciones realizadas por una arquitecta de la Universidad Politécnica de Madrid planteando varios escenarios en un parque de Pekín.

En los parques se reduce la sensación térmica de calor, pero no se puede precisar con exactitud el alcance de esta amortiguación. Una investigadora de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha realizado, mediante una simulación, seis acabados superficiales en un parque y ha conseguido establecer las diferencias entre la temperatura fisiológica equivalente de cada situación.

Las conclusiones indican que aumentar el porcentaje de los espacios verdes en las ciudades y mejorar la disposición de los parámetros del paisaje pueden ayudar a moderar el efecto ‘isla de calor’ urbana y, por tanto, mejorar el confort térmico de los usuarios.

Aumentar el porcentaje de los espacios verdes en las ciudades y mejorar la disposición de los parámetros del paisaje ayudan a moderar el efecto ‘isla de calor’

En el estudio llevado a cabo por Esther Higueras, miembro del Grupo de investigación Arquitectura Bioclimática en un entorno sostenible-ABIO, se analizó el potencial de modificación del confort térmico de un parque longitudinal siguiendo una estructura de cinturón (alrededor de 9 km) en Pekín o Beijing, así como los efectos de sus acabados superficiales mediante la simulación numérica con el software ENVI-met©, un programa para simulación de interacciones de superficie-planta-aire.

La elección de Beijing se debe a que al poseer un clima continental húmedo afectado por monzones, el verano en esta ciudad se caracteriza por una extrema humedad y calor tórrido, por lo que se convierte en un sitio objetivo de muchos estudios relevantes sobre el microclima urbano y el confort térmico.

En la investigación realizada, los escenarios holísticos (vistos en conjunto) de distribución espacial y temporal del confort térmico del parque se obtuvieron en términos de ‘temperatura fisiológica equivalente’. Se compararon zonas con hierba, arboladas con árboles de 10 m y 20 m de porte, zonas con agua, zonas con pavimento impermeable y edificaciones (las 6 simulaciones).

Mejor árboles altos y no suelo pavimentado

Las zonas con espacios verdes mostraron un mejor nivel de confort térmico que el resto, pero aparecen diferencias en algunos sitios descubiertos debido a la radiación solar y al efecto de reflexión de otros materiales superficiales. A las 14:00h, la sensación térmica personal promedio en las zonas verdes arroja una diferencia de unos 2°C. Los análisis de regresión muestran que el factor influyente más significativo en la moderación del confort térmico son los árboles más altos, mientras que el suelo pavimentado arroja un efecto negativo.

El modelo de simulación se ha realizado considerando la proporción de cada parámetro de diseño del paisaje en el parque objeto de estudio. Sin embargo, modificando esos porcentajes para ajustarlos a cada situación concreta, el modelo puede ser válido para mejorar las condiciones de confort térmico en otros parques.

El trabajo ofrece un conocimiento detallado de los beneficios reales de las zonas verdes sobre el confort térmico de las personas

Como señala Esther Higueras “el resultado del trabajo proporciona un conocimiento detallado de los beneficios reales de las zonas verdes sobre el confort térmico de las personas”.

Además, continúa la investigadora, “las conclusiones obtenidas permiten realizar sugerencias para los planificadores y diseñadores de parques urbanos como, por ejemplo, aumentar la cobertura de árboles más altos, implementar enfoques efectivos en los sitios descubiertos, reducir el porcentaje de terreno pavimentado y disponer los parámetros del paisaje teniendo en cuenta aspectos estéticos que pueden influir en la percepción subjetiva de la sensación térmica”.

 

Nuestro compañero y miembro de ADAPA Canarias, Carlos Velázquez, participará en la actividad del próximo sábado, 18 de noviembre, para conocer los Árboles Singulares del municipio de Santa Brígida: ¡ No se la pierdan!

  La Corporación satauteña en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo Insular presentará el próximo viernes 17 la actualización del Catálogo Municipal de Árboles Singulares de Santa Brígida, así como ofrece participar en una salida de campo para conocer los nuevos ejemplares del Catálogo, con acceso libre hasta completar el cupo. Santa Brígida es el primer municipio de las Islas Canarias que cuenta con este tipo de catálogos y con una Ordenanza Municipal, desde que fuera aprobada hace nueve años. La actualización del Catálogo es la primera que se realiza desde su aprobación y permitirá incluir aquellos ejemplares que no figuraban en el catálogo inicial y retirar los que hayan desaparecido.

La presentación del nuevo Catálogo revisado tendrá lugar el viernes 17 a partir de las 19:00 horas, en la Biblioteca Municipal de la Villa, con una conferencia a cargo de Agustín Suárez Ruano, del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, quien disertará sobre “La importancia de las Ordenanzas y Catálogos Municipales de Árboles Singulares. El ejemplo de Santa Brígida”. Acto seguido intervendrá Carlos Velázquez Padrón, del Servicio de Medio  Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, quien presentará la “Actualización del Catálogo Municipal de Árboles Singulares del Municipio de Santa Brígida”. La entrada al acto es libre hasta completar el aforo.

El sábado 18 de noviembre, entre las 10:00 y las 14:00 horas se realizará la ruta para conocer los nuevos ejemplares del Catálogo Municipal de Árboles Singulares de Santa Brígida. La salida de campo estará monitorizada por Carlos Velázquez Padrón. Las personas interesadas están citadas en la entrada a la Finca de El Galeón. Podrán acudir quienes lo deseen de forma libre hasta completar el cupo.

El Pleno Municipal aprobó inicialmente en sesión ordinaria el 18 de diciembre de 2008, la Ordenanza Municipal de Árboles Singulares de la Villa de Santa Brígida y el primer Catálogo de Árboles de interés local. Insertado anuncio en el BOP de fecha 23 de enero de 2009, y quedó aprobado definitivamente, una vez transcurrido el plazo de información pública sin que se presentara reclamación al respecto. Por ello, se hizo público el texto íntegro de dicha Ordenanza y Catálogo, según los dispuesto en el artículo 70.2 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local, al objeto de su entrada en vigor.

Por otra parte, el 27 octubre 2016, se aprobó por unanimidad en sesión plenaria la “actualización del Catálogo de Árboles Singulares de la Villa”, al existir árboles que deben protegerse y otros que ya han desaparecido, como el drago de la Gruta de Artiles, entre otros.

 

El Día del Árbol de Gran Canaria reunirá un millar de personas para plantar 3.000 árboles en la zona más afectada por el incendio

• Plantarán 3 hectáreas de cedros, pinos, almendreros y castaños.
• El Cabildo recuerda que no está permitido el acceso en vehículo privado y ha habilitado un servicio gratuito de guaguas.
• La inscripción puede hacerse por vía telemática en la web del Cabildo o bien llamando a la OIAC (928 21 92 29).

Con el lema ‘Recuperemos la cumbre’, la tradicional jornada del Día del Árbol organizada por el Cabildo y el Grupo Montañero Gran Canaria reunirá el domingo 26 de noviembre a cerca de mil personas para reforestar la zona más afectada por el incendio del pasado verano.
Este millar de voluntarios plantarán en torno a tres mil árboles entre cedros, pinos, almendreros y castaños en una superficie de tres hectáreas de monte público.
“Esta jornada sirve, sobre todo, como día de puertas abiertas para que la ciudadanía se acerque y conozca la labor que hacen las instituciones en la conservación del entorno natural, así como el papel que puede cumplir cada persona de manera individual en esa tarea compartida, una función que empieza por no contaminar más de lo necesario”, manifestó el consejero de Medio Ambiente, Miguel Ángel Rodríguez.

En ese sentido, hizo un llamamiento a la ciudadanía para que no usen su coche particular para subir a la zona,  “fundamentalmente por una cuestión logística pero, sobre todo, porque se trata de reducir la huella de carbono y, siendo una acción ecológica, no se entendería que generase más contaminación en vez de menos”, reflexionó.

Para ello, el Cabildo ha habilitado un servicio gratuito de guaguas y un sistema de inscripción previa a través de la web www.grancanaria.com o llamando a la Oficina de Información y Atención Ciudadana, la OIAC, al 928 21 92 29. Las plazas son limitadas. La salida de las guaguas será a las 9.00 horas desde la Fuente Luminosa de la capital grancanaria y a la misma hora también desde el municipio de Arucas, en un punto por concretar, y el Cabildo está a la espera de otros municipios para programar más salidas de guaguas.

Será en las guaguas donde se hará entrega a los participantes de las camisetas acreditativas, la información necesaria, la bolsa del tentempié y el material de trabajo imprescindible, por lo que la organización ruega que quien quiera participar se inscriba previamente y acuda en guagua.

Para esta edición, la Consejería de Medio Ambiente plantea la necesidad de plantar árboles de especies nativas adaptadas a la zona de cumbre, como cedros y pinos canarios, pero también frutales agroforestales como castaños, nogales, higueras o almendros, ya que en caso de incendio hacen que el fuego se propague más lentamente que con la vegetación arbustiva que se da en los cauces de barranco y las zonas de cultivo o ganaderas abandonadas.
La creación de un paisaje mosaico formado por pastos para el ganado, zonas de cultivo, bosques abiertos (dehesas), junto a los pinares y los bosques de laurisilva, puede convertirse en un ejemplo de equilibrio que convierta a Gran Canaria en modelo de gestión eficiente del bosque y las zonas rurales.

El Día del Árbol 2017 se complementa con charlas y talleres educativos, así como la instalación de diferentes espacios con información sobre voluntariado ambiental, los proyectos LIFE desarrollados en coordinación con la UE para la conservación y protección de la naturaleza, la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, la prevención de incendios forestales, la correcta gestión de los residuos, la labor del Jardín Canario y el trabajo diario de los agentes de Medio Ambiente.

Jornadas forestales
La jornada del Día del Árbol se enmarca cada año en la programación del Noviembre Forestal, un programa de actividades que tiene como grandes hitos esta jornada de voluntariado y también la celebración de las Jornadas Forestales, que este año cumplen su edición número 24.

Las Jornadas Forestales de Gran Canaria impulsan y acogen, del 15 al 17 de noviembre, a su vez, el XVII Encuentro de Viveristas productores de Planta Canaria, punto de reunión anual de los profesionales en la producción de planta canaria de las islas.

Dentro de la programación de las Jornadas, este martes 14 de noviembre tendrá lugar un encuentro de trabajo en la Finca de Osorio con la educación ambiental forestal como materia de análisis, una reunión que forma parte de la variada agenda de acciones programadas este mes para hacer el mundo forestal más visible y reconocible para la ciudadanía.

Sesenta personas recorren cada día Barcelona para sacar los elementos que dañan el paisaje urbano

“El viernes por la tarde limpiamos la persiana y el pasado lunes por la mañana, al regresar al trabajo, vimos que ya la habían vuelto a pintar”, se lamenta Rafael Sánchez, en la entrada de su almacén del pasaje Torres Amat, junto a la plaza Castella, un rincón de Barcelona en el que es difícil encontrar un pedazo de pared sin pintarrajear.

  La iglesia de Sant Pere Nolasc, en este mismo enclave, tampoco se ha salvado en los últimos días de la huella de los grafiteros. El Ayuntamientoinvierte cerca de cuatro millones de euros anuales para eliminar 200.000 pintadas, carteles y pancartas que abarcan alrededor de 400.000 metros cuadrados de muros en las calles de Barcelona.

  Cada día recorren la ciudad ocho personas, bautizadas como “detectoras”, una suerte de inspectoras a la búsqueda de elementos que alteren el paisaje urbano. El pasado miércoles, una de ellas constató que la plaza Terenci Moix, en el Raval, estaba llena de grafitis. Ni un metro libre de la impronta de rotuladores o aerosoles.

  “Lo primero que hago es sacar una foto y con una aplicación del móvil, marcamos la dirección, el tamaño de la pintada, el tiempo estimado que se puede tardar en sacarla…”, detalla la detectora, que prefiere mantenerse en el anonimato. La información se traslada a los equipos con un total de 56 personas que cada día se dedican a arreglar los desperfectos.

  El mismo miércoles dos operarios se afanaban en intentar no dejar rastro de las firmas, los denominados tags, que varios desconocidos habían coloreado en el hormi-gón de una esquina de esta plaza. Invirtieron más de una hora en neutralizar seis nombres escritos en rotulador. “Para limpiar toda la plaza necesitaríamos unos cuatro o cinco días”, precisó el encargado. El proceso consiste en colocar primero una capa decapante de gel biodegradable, dejarla 10 o 15 minutos y luego echar agua caliente a presión. Si el trazo no desaparece se utiliza un producto más potente.

  A la hora del recreo, los niños de la cercana escuela Castella juegan en esta plaza dedicada a Terenci Moix. Los operarios siguen enfrascados en eliminar los tags.

Ciutat Vella, Gràcia, Horta-Guinardó y Nou Barris son los distritos que más sufren la acción de los grafiteros, apunta Carles Vázquez, director de Limpieza y Gestión de Residuos del Ayuntamiento. “Cada vez hay más pintadas pero son más pequeñas, lo que predomina es el tag”, detalla Vázquez. Los equipos municipales salen cada día, de lunes a sábado, para limpiar la pintura en espacios públicos y también en fachadas de edificios privados que no han sido catalogados por el Departament de Patrimoni Arquitectònic. La eliminación de los grafitis en esculturas y monumentos corresponde a dicho departamento y en el metro o en las marquesinas de los autobuses a TMB.

  “Más de una vez hemos limpiado una pared y una hora después la han ensuciado de nuevo”, comentan los operarios. A veces los muros lucen impecables durante semanas e incluso meses, pero los más céntricos y codiciados apenas perduran impolutos unos días. Es el pez que se muerde la cola. Por eso comerciantes como Kaori Takahashi, que tiene una tienda de objetos japoneses en la calle Arc de Sant Ramon del Call desde hace 17 años, prefieren dejar los pintarrajos tal cual en las persianas y en las puertas de sus establecimientos. ¿Para que voy a sacarlos si al día siguiente los volverán a pintar?”, comenta resignada Takashasi.

  Los escenarios más emblemáticos del Gòtic no escapan al aerosol. El arte se mezcla con el vandalismo. La obra de personajes habilidosos o de activistas ocurrentes se confunde con el trazo grueso de otros sujetos. Y pintada sobre pintada, unos se comen a los otros en un afán de marcar territorio. A la plaza Sant Felip Neri, alguien le cambió el nombre al escribir en una esquina Plaça de Núria Montfort, personaje literario de la novela La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón. Así, se recuerda que Monfort residió en un edificio de Sant Felip Neri.

  Vázquez apunta que el Ayuntamiento impulsó la iniciativa Murs Lliures , ahora transformada en la plataforma Wallspot, para que los artistas urbanos puedan expresarse legalmente en diferentes espacios reservados para tal fin. A través de Wallspot, los grafiteros tienen la opción de reservar día para pintar en alguna de las nueve ubicaciones que hay en Barcelona, así como en Barberà del Vallès y en otras ciudades de Europa, África, América y Asia.

  La situación política, la huelga, el encarcelamiento de los Jordis y de consellers de la Generalitat … han provocado que se multiplicaran las pintadas y los carteles reivindicativos. “En septiembre y octubre hemos retirado un 18% más en comparación con la media de años anteriores”, precisa Carles Vázquez. “Si son ofensivas, es decir si se insulta o amenaza a alguien, se intentan quitar el mismo día”, añade.

  El director de Limpieza y Gestión de Residuos calcula acabar el 2017 con unos 200.000 elementos retirados frente a los 248.000 del 2015 o los 227.000 del 2014. Vázquez alerta que no se puede utilizar como referencia el 2016 pues durante tres meses se funcionó al mínimo nivel por el retraso de la entrada en funcionamiento de la empresa ganadora del concurso de este servicio.

  También entre enero y abril de este 2017 se trabajó con menos operarios, con sólo 45 frente a los 56 actuales, lo que explicaría el descenso de actuaciones. El 15% de una plantilla de 94 personas (cifra que incluye también al personal administrativo) son ciudadanos en riesgo de exclusión social.

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: