Buscar

Adapa Canarias

Defensa del Arbol y Paisaje de Gran Canaria

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

La Provincia. Diario Las Palmas. “Ciudadanos insta al pleno a crear un catálogo de la flora capitalina”. Islas. Las Palmas de Gran Canaria. http://www.laprovincia.es/las-palmas/2016/09/27/ciudadanos-insta-pleno-crear-catalogo/865079.html. 26/09/2016. Referenciada: 28/09/2016.

Amador propone dividir las especies en protegidas, singulares y jardines privados

  Ciudadanos (C’s) ha presentado una moción para pedir en el próximo pleno municipal al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que “elabore un catálogo de la flora existente en el municipio” y le ha instado a que “modifique también la normativa pertinente para poder velar por una correcta protección de la citada flora”.

Así lo ha expuesto el concejal de Ciudadanos (C’s) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Amador, quien ha explicado que “es necesario que el catálogo divida la vegetación capitalina en tres grandes grupos”. En este sentido, el edil de C’s ha abogado porque se proteja, por un lado, “las especies catalogadas por el Gobierno de Canarias, por otro, los jardines públicos y privados de especial interés, y por último, los ejemplares de especie no protegidas, pero que son singulares”.

  “Este catálogo y el protocolo para su protección deberían existir desde hace años en el municipio, al igual que sucede ya en otras ciudades españolas”, por lo que “no es culpa sólo de este gobierno el que no se haya hecho nada aún para que la institución proteja la flora de la ciudad”, ha indicado Amador.

  “En Las Palmas de Gran Canaria se caen o son taladas una media de 125 palmeras al año, algunas de las cuales son Phoenix Canariensis“, relata.

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

QUESADA, Jesús. Canarias7.es: “Una torre eólica autoinstalable”. Las Palmas de Gran Canaria. http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=436285. 25/09/2016. Referenciado: 26/09/2016.

  El Ministerio de Medio Ambiente somete a exposición pública la solicitud de Esteyco para instalar el prototipo de aerogenerador marino MLRT que construye en el puerto de Arinaga en el banco de ensayo de energías renovables reservado para la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) en aguas de Telde y Las Palmas de Gran Canaria.

ventila

  La primera torre eólica marina que se instale en los casi 23 kilómetros cuadrados marinos del banco de ensayo para aerogeneradores y convertidores de olas de la Plocan será la que está construyendo en el puerto de Arinaga la firma Esteyco, el prototipo que lleva las iniciales del ingeniero grancanario Mario Luis Romero Torrent (MLRT).

Como las tecnologías previstas en el banco de ensayo situado entre Las Palmas de Gran Canaria y Telde no incluyen la cimentación desarrollada en el prototipo MLRT y el informe de impacto del banco de la Plocan no se ha emitido, para instalarlo allí dentro de los plazos establecidos por los programas europeos que lo financian el proyecto se somete al procedimiento de evaluación de impacto ambiental simplificada por parte del Ministerio de Medio Ambiente. Está ahora en información pública.

El prototipo materializa un nuevo diseño de aerogenerador concebido para ser construido y montado en puerto en su práctica totalidad, ser conducido mediante flotación a su posición final e instalarse sin necesidad de los grandes medios auxiliares habituales en este tipo de operaciones de ingeniería.

El proyecto, que estará operativo en 2017, cuenta con un presupuesto aproximado de 20 millones de euros y está financiado con fondos europeos del programa H2020 y por el propio Consorcio que lo ideó. Se trata de una torre telescópica en hormigón prefabricado de 5 Mw de potencia, 273 toneladas y un rotor de 132 metros de diámetro. De 105 metros de longitud estimada, la altura del buje sobre la marea mínima astronómica será de 82,77 metros una vez instalada en su ubicación.

  La ocupación que Esteyco ha solicitado en el banco de ensayo de la Plocan, autorizado en 2014 por el Consejo de Ministros para la generación de energía eléctrica a partir de 18 convertidores de olas y de 5 aerogeneradores, tiene una superficie de 1.300 metros cuadrados y el fondo marino elegido para instalar el prototipo, arenoso, sin vegetación y en ligera pendiente, se localiza a 28 metros de profundidad.

El proyecto incluye, además de la instalación y el funcionamiento del prototipo MLRT, su correspondiente cable eléctrico de evacuación y comunicaciones submarino, de unos 2.000 metros de longitud.

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

FLORIDO, Gaumet: Canarias7.es: “Casi todos los árboles en su móvil”.http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=435768. Las Palmas de Gran Canaria.  / Islas. 19/09/2016. Referenciado: 25/09/2016.

  Si todo sale según lo previsto, en 2017 bastará una consulta en el móvil para que el ciudadano de a pie pueda saber qué árbol es ese que le da sombra en el parque. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas y el Jardín Botánico Canario ultiman una aplicación web con datos para casi todas las especies de árboles que habitan en Canarias.

arbo

  El proyecto lleva meses en marcha y su ámbito de acción es regional. Bebe de una herramienta madre, ya implantada para la Península y las Islas Baleares. Se trata de Arbolapp, una guía de árboles silvestres que puede ser consultada tanto vía web como a través de una aplicación gratuita en el móvil que da acceso a información y fotos de hasta 143 especies distintas. La desarrollaron el Real Jardín Botánico de Madrid y el Área de Cultura Científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El Jardín Canario, institución científica de referencia en el Archipiélago, toma el testigo de su hermano de Madrid y colabora con el Área de Cultura Científica del CSIC en la iniciativa para crear una herramienta similar para los árboles que crecen en las Islas. Se llamará Arbolapp Canarias y será posible gracias a la colaboración de varios departamentos del Jardín con el CSIC, del que el Jardín Canario es unidad asociada, y a la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

Según explica Juli Caujapé, director del jardín, esta aplicación dará las claves al usuario para que, contestando a preguntas muy sencillas, que puede resolver mediante la simple observación del árbol, logre identificar a qué especie pertenece. «Estamos trabajando en la base de datos, que incluirá algo más de  90 especies, subespecies y variedades de árboles, los más comunes en Canarias. Estarán todas las especies autóctonas, pero también las más extendidas de las que no lo son, como por ejemplo, los almendros o los castaños». El proyecto tiene que estar finalizado en marzo de 2017, por lo que para ese entonces cree que  la app será accesible y la presentará con todo el equipo humano que la ha hecho posible.

Contará con una búsqueda abierta, un listado de las especies y un glosario, entre otros apartados, y al igual que su app hermana, Arbolapp, estará disponible para teléfonos y tabletas Android e IOS, podrá consultarse en dos idiomas, inglés y castellano, y será compatible con los móviles que usan las personas con discapacidad visual. Tendrá, además, versión web, que incluirá un glosario de términos, las fichas de cada una de las especies, dará claves para identificarlas y ampliará la información sobre la flora canaria y sus hábitats.

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

DARRIBA, Javier: Canarias7. es: “Arrancar el problema de raíz”. 7 islas. Gran Canaria. http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=435861. Referenciado: 24/10/2016.

  En el parque del Párroco Juan Brito, en San José, las raíces de los ficus se miden anualmente: la mayor alcanza ya los 80 centímetros de ancho y los ocho metros de longitud. El problema es que todas apuntan a las casas, que se resquebrajan por el empuje de la cepa. El Ayuntamiento ha iniciado obras de mejora en la zona pero se niega a arrancar los árboles.
a
Los muros estaban rajados; las baldosas del piso, levantadas; las alcantarillas, mal cerradas, son la puerta de entrada de decenas de cucarachas; y las paredes, con filtraciones… todo en el parque Párroco Juan Brito está enraizado a los ficus. Estos árboles proyectan unas raíces que han acabado por desnivelar el suelo y, con él, todo lo que hay a su alrededor. Así, el paso firme es imposible. Hay vecinos mayores presos en sus casas.

Llevaban años esperando por una solución. Por eso, cuando hace un mes y medio el Ayuntamiento empezó la obra de reparación de la zona, se sintieron ilusionados. Pero la alegría dura poco en la casa del pobre. La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, les ha anunciado que no va a retirar los ficus.

«Si tenemos las raíces en los baños», se quejaba Isabel Santana, «al fondo de la casa». Junto a ella, Juana Teresa Rodríguez advierte del riesgo de que las raíces sigan penetrando en el interior de las viviendas: «Vivimos encima de una bomba de relojería».

Por si fuera poco con esta preocupación, la solución dada por el Ayuntamiento al suelo de la plaza tampoco les satisface. El Consistorio ha propuesto sustituir el pavimento por tierra batida. «¿Y qué pasará cuando llueva?», se preguntaba Luis Morales, mientras que Ángel González expresaba su temor de que con la tierra batida se dé más vigor a los árboles cuyas raíces están en el origen de los problemas.

Y para que no quepa dudas:los vecinos aseguran que las casas están construidas en la zona -cerca del cementerio inglés- desde hace 73 años, mientras que el parque sólo tiene 43 años de existencia.

Artículo seleccionado por ADAPA Canarias:

RODRÍGUEZ, Rosa. Canarias7. es: “Árboles al ritmo de la naturaleza”. / Islas. Regeneración Vegetal. Santa Cruz de Tenerife. http://www.canarias7.es/articulo.cfm?Id=435866. 20/09/2016. Referenciado: 22/09/2016.

  La naturaleza marca sus propios ritmos y basta con echar un vistazo a las medianías y cumbres de Gran Canaria y, por qué no, también de las otras islas con masa forestal para ver como sus condiciones se han impuesto en cuanto el hombre retiró sus manos o sólo las posa para ayudar. Asombra cómo se han recuperado los árboles.

  La Conquista de Canarias marcó un antes y un después en lo que al paisaje se refiere. El Archipiélago verde que era se transformó en unas pocas décadas en un secarral en el que, a base de talar y roturar, se esquilmó parte importante de su cobertura vegetal. A mediados del siglo XIX el monte verde casi había desaparecido en Gran Canaria y en muchas zonas de Tenerife y para el siglo XX la leña y el carbón se sacaban ya de los pinares, de manera que también los pinos estuvieron a punto de desaparecer.

Cuatro siglos de destrucción que se intentaron paliar con repoblaciones intensivas llevadas a cabo, con más o menos acierto, desde mediados del siglo XX. «Se han plantado  millones de árboles», dice el geógrafo José Julio Cabrera, que explica que se han mejorado técnicas para lograr su supervivencia, como pasar de plantarlos en bolsas a hacerlos con las raíces desarrolladas, o regarlo, pero al cabo del tiempo se ha comprobado que «la naturaleza es muy tozuda, pone sus condiciones y marca sus tempos».

Su experiencia de 46 años dedicados a la recuperación de especies vegetales le han permitido no sólo ser partícipe de la repoblación de gran parte de las medianías y cumbres de Gran Canaria, sino ver como los árboles con los que se cubría aritméticamente el terreno ahora, de manera espontánea, se recuperan geométricamente, creando pinares y bosques termófilos y de laurisilva. «Donde se plantaron 10 árboles ahora hay 100 y en unos años habrá 1.000 y luego 10.000. ¡Eso está pasando en Canarias y es alucinante!», exclama emocionado.

Esa recuperación espontánea se ve de una manera excepcional en Gran Canaria, porque también «el nivel de destrucción en esta isla fue terrible», dice Cabrera, que avisa de que «ahora la naturaleza está actuando».

Y la naturaleza actúa de distintas maneras, pero hay una con la que Cabrera está entusiasmado y es con cómo los pájaros dispersan las semillas allá donde se posan, regurgitándolas o defecándolas. Los brezos y las retamas, que están creciendo por doquier, propician que los pájaros se posen y depositen las semillas, dispersándolas a cientos de metros de donde las cogen y dando lugar a plantaciones espontáneas y luego bosques.

Cabrera es optimista respecto a la recuperación de bosques y pinares porque cree que el hecho de que más de la mitad del territorio de Canarias esté protegido «va a salvar» de tentaciones de destrucción de sus bosques y pinares. Y confía en la cada vez mayor concienciación de la población.

Investigadores determinan cómo las raíces de las plantas captan y reaccionan a la inundación del suelo — Adapa Canarias

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias: ANÓNIMO. lainformación.com:”Investigadores determinan cómo las raíces de las plantas captan y reaccionan a la inundación del suelo”. http://www.lainformacion.com/salud/investigacion-medica/Investigadores-determinan-plantas-reaccionan-inundacion_0_953906167.html15/09/2016. Referenciado: 21/09/2016. Aunque ya se sabía que raíces de las plantas eran capaces de detectar muchas de las características individuales del suelo (agua, nutrientes y disponibilidad de oxígeno), se desconocía cómo […]

a través de Investigadores determinan cómo las raíces de las plantas captan y reaccionan a la inundación del suelo — Adapa Canarias

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

ANÓNIMO. lainformación.com:”Investigadores determinan cómo las raíces de las plantas captan y reaccionan a la inundación del suelo”. http://www.lainformacion.com/salud/investigacion-medica/Investigadores-determinan-plantas-reaccionan-inundacion_0_953906167.html15/09/2016. Referenciado: 21/09/2016.

  Aunque ya se sabía que raíces de las plantas eran capaces de detectar muchas de las características individuales del suelo (agua, nutrientes y disponibilidad de oxígeno), se desconocía cómo integran estas señales con el fin de responder de una manera apropiada.

  Los resultados de este trabajo, detallados en un artículo que se publicó en la revista Cell, describen cómo las raíces detectan y responden al oxígeno del suelo y los niveles de potasio en forma conjunta, con el fin de cambiar su capacidad de absorción de agua. Aparte de su importancia científica, estos hallazgos podrían hacer posible optimizar la tolerancia de los cultivos a la inundación.

  Aunque están ocultas a la vista, las raíces son esenciales para el crecimiento vegetal y la supervivencia, ya que su crecimiento y ramificación en el suelo permite que la planta absorba el agua y los nutrientes que necesita. Esta actividad subterránea requiere energía y, por lo tanto, una alta tasa de respiración de las raíces, que utilizan el oxígeno presente en los poros del suelo.

  Si el suelo se satura de agua, se puede generar un déficit de oxígeno porque el oxígeno se difunde mal en agua, poniendo una tensión severa en las raíces y la planta en su conjunto, lo cual reduce la permeabilidad al agua de la raíz en muchas plantas. Por lo tanto, las plantas que crecen en suelos inundados pueden sufrir de reducción de contenido de agua y sus hojas se marchitan, una paradoja con la que los agrónomos están familiarizados.

UN GEN CONTROLA LA PERMEABILIDAD DE LA RAÍZ

  Mediante el uso de diferentes líneas de la planta modelo ‘Arabidopsis thaliana’, especialistas del laboratorio de bioquímica y fisiología molecular de plantas (CNRS/INRA/Universidad de Montpellier/Montpellier SupAgro) y el Instituto Jean-Pierre Bourgin (INRA/AgroParisTech/CNRS) identificaron un gen que controla la permeabilidad de la raíz al agua y que está influenciado conjuntamente por los niveles de oxígeno y de potasio del suelo.

  Llamado HCR1, este gen reduce la entrada de agua en las raíces cuando hay una falta de oxígeno, pero sólo cuando el suelo también es rico en potasio, una sal mineral esencial para el crecimiento vegetal. De hecho, estas condiciones favorecen una mejor recuperación de las plantas después de que cesen las condiciones de inundación. En realidad, el gen HCR1 también pone en marcha toda una serie de reacciones metabólicas de “supervivencia” que contribuyen a la resistencia de la planta. Una vez que el suelo se ha reoxigenado, la planta rehidrata sus hojas y crece más que si previamente hubiera sido privada de potasio.

  Estos resultados no sólo son importantes desde un punto de vista científico, sino que también abren nuevas vías para la agronomía. El uso del agua y el rendimiento de la raíz de las plantas son objetivos clave para los criadores de plantas.

  En la naturaleza, sin embargo, las plantas están expuestas a varios desencadenantes de estrés, por lo que los criadores también se han interesado en la capacidad de las plantas para resistir múltiples tensiones ambientales. Identificar este mecanismo que relaciona la disponibilidad de oxígeno, los niveles de minerales y la permeabilidad al agua de la raíz es un importante paso adelante para la agronomía.

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

A.A.V.V. La Provincia. Diario Las Palmas. “Manifiesto por el patrimonio natural”. Opinión. Pág.: 3. 03/09/2016. Referenciado: 20/09/2016.

Plataforma ciudadana en defensa del Patrimonio natural de Las Palmas de Gran Canaria

  Los árboles y los jardines son algo más que elementos de ornato vegetal de las ciudades. Son componentes fundamentales de las mismas, como los edificios, las calles y las plazas, partes indisociables de las urbes que, con independencia de que su propiedad sea pública o privada, mejoran la calidad del aire para quienes respiran en ellas y contribuyen al bienestar común.

 En la ciudad aún se talan árboles en buen estado de salud que no afectan a la seguridad

  Los abajo firmantes, entidades y ciudadanos en general, observamos con preocupación, que, pese al incremento de la sensibilidad medioambiental y paisajística en las últimas décadas, en Las Palmas de Gran Canaria aún se talan árboles en buen estado de salud que no afectan a la seguridad de las personas y se arrasan hermosos jardines con arraigo en la memoria colectiva. No comprendemos cómo en esta ciudad, cuyo nombre responde a su fundación junto a un palmeral, y que se erige sobre una naturaleza imponente, puedan hacerse todavía intervenciones poco afortunadas que afectan a una de sus mejores cualidades. Es por ello que reclamamos al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que emprenda una política de protección medioambiental más ambiciosa y que inicie, cuanto antes, la redacción de un catálogo del patrimonio natural de la ciudad, como poseen otras ciudades españolas, que incluya los árboles singulares y los jardines públicos y privados que deben ser objeto del máximo respeto por parte de sus propietarios y del conjunto de la ciudadanía.

Noticia seleccionada por ADAPA Canarias:

MONTERO, Amparo. La Provincia. Diario Las Palmas. “La reforma del chalé de Milton daña varias especies protegidas del jardín”. Las Palmas de Gran Canaria. 03/09/2016. Referenciado: 19/09/2016.

Parques y Jardines | Tala de árboles en la Casa Bautista

El colegio Canterbury compró el inmueble el pasado año para construir una escuela infantil. Dragos y acebuches han desaparecido de la antigua sede de TVE

  Las obras que ha realizado el colegio privado Canterbury en la antigua Casa Bautista durante la construcción de su nueva escuela infantil han dañado a varias especies de árboles incluidas en la Orden de Protección de Especies de la Flora Vascular Silvestre de Canarias, como dragos y acebuches. Así lo han confirmado expertos en botánica tras comprobar el aspecto que ahora luce el que fuera uno de los jardines más importantes de Ciudad Jardín. Tan solo una palmera canaria -amparada también por la citada normativa regional- sobrevive en el espacio en el que habitaba más de una quincena de especies arbóreas, según se aprecia tras los muros del inmueble que se ubica en la plazoleta Milton. No obstante, se desconoce si, en vez de la tala, el centro educativo ha transplantado la flora que contaba con más de seis décadas de vida en otro lugar, ya que este periódico intentó ponerse en contacto con la entidad escolar sin éxito. Por ello, se ha emprendido una campaña para la creación de un catálogo que salvaguarde de manera más específica la flora urbana de la capital.

milto

  Fue a principios del año pasado cuando Canterbury School se hizo con el inmueble diseñado por el arquitecto grancanario Miguel Martín- Fernández de la Torre para su tío Dionisio Bautista Martín- Fernández, de ahí que se le conociera antiguamente como Casa Bautista. El colegio inglés compró al Estado la edificación por 2.350.000 euros después de que quedase desierta la
subasta de la que hasta 2009 fue sede de Televisión Española (TVE).
El 30 de enero de 2015 fue la fecha en la que el consejo municipal de patrimonio histórico aprobó el cambio de uso de la casona a educativo.
Por su valor patrimonial, el edificio cuenta con la protección integral del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad que impide cualquier acción directa sobre él, si bien el Canterbury tenía previsto instalar la escuela infantil en el anexo trasero del chalet que se construyó durante el periodo de TVE. Una obra para la cual el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria le dio permiso tras la pertinente revisión del proyecto por parte de los técnicos. Es en este punto donde los expertos aseguran que comienza la complicación para la flora de la Casa Bautista, debido al “limbo legislativo existente”.

Anterior gobierno
Según explicó el concejal de Urbanismo del Consistorio capitalino, Javier Doreste, las empresas privadas como el Canterbury “no detallan de manera específica todas las intervenciones que van a realizar, sino tan solo aquellas que tienen que ver con actuaciones urbanísticas”. No obstante, el edil desconoce el proyecto del colegio, cuyo expediente nunca ha llegado a ver “porque se concedió la licencia durante el anterior mandato popular” y, por lo tanto, cuando se pudo hacer algo, ellos no estaban en el Gobierno local, explicó. En cualquier caso, en lo que a la materia forestal se refiere, Doreste indicó que quien tiene competencias es el Cabildo de Gran Canaria.

  Y es que resulta que varias especies de las que había plantadas en el jardín de la casa de la plazoleta Milton están protegidas, pero por la Administración regional. Es el caso de la palmera canaria que todavía sobrevive en el espacio, pero también de los dragos y acebuches que corrieron peor suerte, dada su evidente ausencia tras los muros del enclave. Todas estas especies aparecen recogidas en el listado de la Orden de la Consejería de Política Territorial, sobre protección de especies de la flora vascular silvestre de la Comunidad Autónoma de Canarias. Esta normativa, aprobada el 20 de febrero de 1991, se puede consultar en la página web del Gobierno canario. Además, el artículo 216 del Reglamento de Gestión del Planeamiento de Canarias señala que “todo acto de edificación y uso del suelo requerirá la preceptiva y previa licencia municipal”, en casos como “la tala o poda de masas arbóreas o de árboles aislados que, por sus características, puedan afectar al paisaje o estén protegidos por la legislación sectorial” correspondiente.

Una plataforma ciudadana promueve un catálogo de la flora urbana de la capital

 “El problema es que la capital grancanaria carece de una protección específica en la que el arbolado esté protegido de talas o actuaciones similares y, lo que está claro, es que todo acto de este tipo requiere una licencia municipal”, aseveró el doctor en Botánica, Carlos Suárez. Según recordó, en el año 2000, el Plan General Municipal de Ordenanza de la ciudad contemplaba también la protección del arbolado. Concretamente, el artículo 6.8.18 en su punto número 4 recogía que “cuando una obra pueda afectar a algún ejemplar arbóreo, público o privado, se indicará en la solicitud de licencia correspondiente señalando su situación en los planos topográficos que se aporten”. Y prosigue: “En cualquier caso, la tala de un árbol o grupo de árboles, aún siendo privados, cuando sean de porte, estará sujeta a licencia municipal”.
Actualmente, es la ordenanza general de Convivencia Ciudadana la que menciona la flora urbana en su capítulo 4. En el apartado número cinco del artículo 15, aparece recogido que “los proyectos de edificios de nueva construcción o reforma deberán prever los accesos durante las fases de ejecución de las obras, para que no se perjudiquen los elementos estructurales y el arbolado existente. Excepcionalmente, el Ayuntamiento podrá autorizar su desplazamiento”. Pero esto, “no es suficiente”, desde el punto de vista de Suárez.
“Esto es tan solo la punta del iceberg de lo que está ocurriendo en la ciudad. Creo que la protección y el mantenimiento del arbolado de la ciudad no se puede dejar en manos de una empresa privada sin que el Ayuntamiento controle lo que se está haciendo”, apuntó. “Y no creo que se pueda afirmar que en los jardines privados puedan hacer lo que quieran sin control municipal de técnicos que valoren la actuación. Tiene que haber un informe que avale esta acción”.

  Y es que tal y como señaló el arquitecto Faustino García Márquez, “lo que se protege es el inmueble y eso abarca a todo aquello que no se mueve”. Desde su punto de vista, “no se puede separar el edificio de su entorno ni de aquello que forma parte del inmueble”. Y, según aseveró, “existen en Ciudad Jardín flamboyanes que son más importantes que las propias edificaciones”. De ahí que tanto él como Carlos Suárez defiendan y respalden la iniciativa de la plataforma ciudadana que, a través de la página change.org en la que ya se puede pasar a firmar, promueve la defensa del patrimonio natural de la ciudad mediante la creación de un catálogo. Una idea que ya se lleva a cabo en otras ciudades tan cercanas como Santa Cruz de Tenerife.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: